sábado, 22 de febrero de 2014

Corea del Norte: Con lágrimas se despiden coreanos separados por la guerra

Corea del Norte: Con lágrimas se despiden coreanos separados por la guerra

Unos 80 ancianos surcoreanos y sus 174 familiares del Norte tuvieron una hora para despedirse en un hotel en Corea del Norte este sábado.

Posiblemente nunca más se vean de nuevo. (EFE)
Posiblemente nunca más se vean de nuevo. (EFE)

La alegría de reunirse por primera vez después de décadas de separación debido a la guerra se convirtió en lágrimas al terminar este sábado los conmovedores reencuentros de ancianos familiares norcoreanos y surcoreanos, que posiblemente nunca volverán a verse.

En el que quizá fuera el momento más traumático y emotivo, 80 ancianos surcoreanos y sus 174 familiares del Norte tuvieron que despedirse, muchos de ellos rehusando soltar las manos de sus seres queridos.

Estos familiares, separados desde la guerra de Corea (1950-53), habían sido autorizados a reencontrarse después de más de 60 años. Este sábado se les dio una hora para decirse adiós, en un hotel del Monte Kumgang, en Corea del Norte.

Ésta fue la primera reunión de familias coreanas separadas por la guerra de Corea desde 2010, y ha sido posible tras duras negociaciones entre las autoridades de Seúl y Pyongyang.

Corea del Norte acabó por dar su acuerdo aunque exigía la anulación previa de los ejercicios militares de Corea del Sur y Estados Unidos que deben empezar el próximo lunes.

Los participantes, seleccionados por sorteo informático, llevaron a sus familiares del norte regalos, medicamentos, fotos de familia y fideos instantáneos.

Diez autobuses escoltados por vehículos de policía habían abandonado el jueves el puerto surcoreano de Sokcho (este) en dirección al monte Kumgang.

Algunos de los participantes tenían serios problemas de salud. Una decena de ellos se desplazó en silla de ruedas y dos ancianas realizaron el viaje en ambulancia.

De los 125.000 surcoreanos que se inscribieron desde 1988 para participar en este programa de reencuentro familiar, 57.000 fallecieron y muchos de los supervivientes ya no tienen fuerzas para emprender el viaje.

El domingo, 88 norcoreanos más se reunirán con 361 familiares llegados del sur para una segunda reunión prevista hasta el martes.

Las primeras reuniones se organizaron en 1985 en un momento de deshielo de las relaciones entre las dos Coreas, pero luego fueron suspendidas durante 15 años.

Una histórica cumbre intercoreana en el año 2000 permitió que se reiniciaran las reuniones a intervalos regulares.

Desde ese año, 21.700 personas pudieron reunirse, brevemente, con sus familiares.

Pero el programa se interrumpió de nuevo en 2010 después del bombardeo de una isla surcoreana por Corea del Norte.

En estado de confrontación casi permanente, ambas Coreas siguen técnicamente en guerra al no haber firmado ningún tratado de paz después del armisticio de 1953.

Esta reunión familiar se celebró unos días después de la publicación de un informe de la ONU sobre los derechos humanos en Corea del Norte que acusa al gobierno de crímenes de lesa humanidad.

El informe, publicado el lunes, pide al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que solicite a la Corte Penal Internacional (CPI) para que comparezcan los responsables de “violaciones sistemáticas, extensas y groseras de los derechos humanos” en Corea del Norte, que en numerosos casos “constituyen crímenes contra la humanidad”.

El régimen comunista de Corea del Norte rechazó “categóricamente” este sábado las conclusiones de este informe, calificándolo de “provocación extremadamente peligrosa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada