lunes, 20 de octubre de 2014

La ciudad de Idaho le dice pastores: Celebren bodas gay o enfrentarán multas y tiempo en la cárcel

Política: La ciudad de Idaho le dice pastores: Celebren bodas gay o enfrentarán multas y tiempo en la cárcel 

Crédito de la imagen: barbwire.com 

CainTV.com
Dan Calabrese 

Fascismo. 

Panaderos, fotógrafos y floristas están siendo obligados a cerrar sus negocios, a menos que se adhieran a las demandas de unirse a la celebración de los "matrimonios" homosexuales,  pero hasta ahora nadie se ha enfrentado a la cárcel comprometerse con la Palabra de Dios por delante de la demandas de los homosexuales y sus campeones culturales.

Hasta ahora. 

Una pareja en Coeur d'Alene, Idaho que son dueños de una capilla de bodas se negaron a la solicitud de una pareja gay para llevar a cabo su "boda". Esa pareja hizo lo que las parejas gay parecen hacer mucho en estas situaciones. No se limitaron a ir a buscar a otra persona. Se quejaron a las autoridades, que ahora amenazan con meter a los pastores en la cárcel. Así es como se ha salido esto de control: 
El caso de Idaho involucra a Donald y Evelyn Knapp, ambos ministros ordenados, que dirigen Hitching Wedding Chapel Post. Funcionarios de Coeur d'Alene, Idaho, dijeron a la pareja que ya que la ciudad cuenta con una ley de no discriminación que incluye la orientación sexual e identidad de género, y debido a que el noveno Tribunal de Circuito de Apelaciones revocó la enmienda constitucional que define el matrimonio de Idaho como la unión de un hombre y una mujer, la pareja tendría que oficiar bodas entre personas del mismo sexo en su propia capilla. 
El estatuto no discriminación se aplica a todos los "lugares públicos", y la ciudad ve a la capilla como un establecimiento público.  
El viernes, una pareja del mismo sexo pidieros a los Knapp que los casen, y los Knapp declinaron cortésmente. Los Knapps se enfrentan ahora a una pena de cárcel de 180 días y una multa de 1.000 dólares por cada día que se nieguen a celebrar la boda entre personas del mismo sexo. 

Nótese cómo la izquierda secular está tratando de crear un facsímil del movimiento de derechos civiles con la transformación de estos pastores en criminales, y hacerlo de manera muy poco honesta. En primer lugar, por supuesto, ellos están tratando de hacer que la gente gay sea equivalente a los negros, y tratando de decir la "discriminación" en contra de la primera es exactamente la misma que la que se practicó durante las dos últimas generaciones pasaas. Esto es un disparate total. El fanatismo anti-negro era (y en la medida en que todavía existe, sigue siendo) basado en la completa ignorancia que se ve en el color de la piel de una persona - una cuestión completamente irrelevante - y emite un juicio en contra de esa persona. Aquellos que se oponen a la homosexualidad se oponen a la conducta, no la apariencia, y la objeción se basa en la Biblia. 

(Sé que hay secularistas que tratarán de decir que los racistas de antaño usaban la Biblia para justificar su fanatismo, y es verdad que con el tiempo la gente a menudo se han aferrado a endebles lecturas de la Escritura para justificar las cosas. Pero nunca hubo ninguna aceptación general entre los eruditos bíblicos serios o pastores de tales justificaciones. Y se puede leer desde Génesis hasta Apocalipsis  22 que cualquier tipo de apoyo para el racismo anti-negro, simplemente no se puede encontrar. Por el contrario, no se puede conseguir nada más claro que 1 Corintios 6: 9-10 cuando se trata de la homosexualidad). 

Tal vez la táctica más insidioso, sin embargo, es el mal uso de la noción de "lugares públicos". De vuelta en la era de los derechos civiles, los negros se les negaba el acceso a un alojamiento básico como lugares para comer, o lugares para tomar un trago de agua - cosas que son alimentos básicos de las necesidades de cada ser humano. No tenían razón para negar estas cosas a nadie. No sería justo negar a los homosexuales, tampoco. 

Las situaciones de las que estamos hablando hoy son totalmente diferentes. Panaderos, floristas, fotógrafos y ministros prestan servicios en los que participan activamente y se unen en la celebración de la ceremonia de la boda. Esto va mucho más allá de acomodar su necesidad humana básica para conseguir algo de comer o beber. Se refiere específicamente a la conducta y estilo de vida de los homosexuales, y exige que el proveedor de servicios apoyen activamente y ayuden a facilitar ese comportamiento. 

El cristiano cree que el sexo homosexual es una abominación a los ojos de Dios no puede llevar a cabo una ceremonia de boda gay, o tomar fotos de Bob y Gary, o escribir "Felicidades Anna y Shirley" en un pastel sin comprometer su devoción a Dios. Eso no es lo mismo que hacer los sándwiches. 

La izquierda quiere que el Estado utilice la noción de "lugares públicos" para obligar a los empresarios a hacer cosas que violan directamente su fe. El Estado le está dando cumplimiento. 

La idea de que ahora hemos llegado al punto en el que una ciudad está preparada para poner a esta gente en la cárcel por negarse a participar en esta farsa muestra que hemos pasado el punto en el que no se trataría de una moda cultural. Estamos pensando en el fascismo completo aquí. Si usted está en riesgo de la cárcel, no porque usted lo hizo algo a alguien, sino porque usted rechazó la demanda de otra persona que usted proporciona un servicio que es anatema para la fe - entonces tenemos una nueva crisis de derechos civiles en este país, y los homosexuales no son que tienen el problema en absoluto.


Traducido por Cerca a la Medianoche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada