sábado, 18 de octubre de 2014

ISIS, de guerrilleros a conquistadores, así ha cambiado su estrategia

ISIS, de guerrilleros a conquistadores, así ha cambiado su estrategia
ISIS, de guerrilleros a conquistadores, así ha cambiado su estrategia


(CNN). La comunidad internacional aún está intentado comprender cómo es posible que la crisis en Irak y Siria siga agravándose ¿Cómo puede una pequeña fuerza numéricamente como ISIS, que se autodenomina el Estado Islámico, tomar el control de vastas zonas de Siria e Irak, y cómo puede mantener sus posiciones mientras ambos países son bombardeados?

La estimación más reciente de la CIA en septiembre de 2014 puso el número total de combatientes ISIS en Irak y Siria entre 20.000 y 31.500. Pero estas cifras, aunque son alarmantes, no son suficiente para explicar los éxitos militares impresionantes del grupo.

ISIS es en el fondo un ejército guerrillero que ha conseguido recientemente grandes cantidades de armamento moderno y pesado.

Mientras que los titulares en la prensa hablan de que disponen de aviones de guerra, tanques capturados, artillería pesada y Humvees fabricados en Estados Unidos, la mayoría de los combatientes de ISIS van armados con armas de la era soviética: armas pequeñas y rifles estadounidenes M16/M4 procedentes del material de los kurdos y opositores sirios.

Gran parte del equipo pesado de ISIS lo consigueron durante su avance relámpago en Irak, no antes. No es la principal razón de sus éxitos en el campo de batalla. Sin embargo, lo que sí es cierto es que es imposible planificar cualquier batalla contra ISIS ya que obliga a un ejercicio incierto ya que pueden sorprender porque uno puede tener que enfrentarse a armas y vehículos de todo el espectro. 

Cuando se trata de ofensivas contra posiciones preparadas, las fuerzas de ISIS sin duda pueden desplegar la artillería pesada, armas modernas y los tanques que le dan muchas mejores capacidades y fuerzas. Informes no confirmados sugieren que ISIS incluso desplegó un M1A1 Abrams capturado en su toma de la presa de Mosul, antes de ser finalmente rechazados por los repetidos ataques aéreos de Estados Unidos. 

Aquí es donde el poder aéreo puede hacer la diferencia ya que la artillería pesada, tanques y vehículos blindados son vulnerables a ataques aéreos cuando se concentran en áreas tan abiertas como ela presa de Mosul y en la actual ofensiva para tomar Kobani. 

Lo que el poder aéreo no puede hacer es degradar fácilmente o neutralizar los puntos fuertes de ISIS, que son un fuerte liderazgo en el campo de batalla, la autonomía táctica significativa y tácticas agresivas. 

Sus tácticas de combate son algo que recuerda a las campañas de la Blitzkrieg alemana en la primera parte de la Segunda Guerra Mundial. Utilizan fuerzas rápidas y bien coordinadas con el apoyo de vehículos para atacar los puntos débiles de los enemigos bajo la cobertura de la artillería de largo alcance y fuego de mortero. 

Una especialidad particular es cuando flanquean posiciones defensivas y luego limpian la zona de defensores que tratan de retirarse. La táctica es tanto psicológica como si se tratara de una sesión de caza, y se amplía en gran medida por la brutalidad horrenda y pública que ISIS ha expuesto sistemáticamente dondequiera que ha ganado el control. 

Incluso las tropas bien motivadas y equipadas pueden realizar retiradas tácticas si se encuentran flanqueadas y en peligro de ser rodeadas por un número desconocido de asesinos de masas fanáticos con armamento y tácticas aparentemente superiores. Cuando los defensores están poco motivados, como ocurrió en Mosul, incluso pequeños ataques ISIS son capaces de provocar pánico masivo y huidas. 

Kobani es una operación inusual para los combatientes de ISIS en algunos aspectos, en el que aparecen comprometidos con lo que se ha convertido en una batalla a campo abierto donde son vulnerables a los ataques aéreos. 

En cuanto a la defensa de la tierra que tiene, ISIS parece ser eficiente en moverse rápidamente. Sin embargo, a lo largo de la mayoría de los "frentes" en todo el norte de Irak y Siria, un número relativamente pequeño de las fuerzas ISIS parece capaz de fijar posibles atacantes en sus líneas defensivas solo gracias a su reputación, a sus ataques de mortero esporádicos, francotiradores y ametralladoras. 

La desorganización de las fuerzas terrestres desplegadas contra ellos, y las limitaciones del poder aéreo para hacerlos retroceder son suficientes para que ISIS mantenga el control de su Califato durante mucho tiempo aún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada