jueves, 17 de abril de 2014

¿Debe el Creyente Guardar el Sábado?

EL GUARDAR EL SÁBADO


Algunos argumentos de los sabatistas:

1. “Cristo guardó el sábado”. Es cierto, porque El nació bajo la ley de Moisés y la guardó toda la vida. Mat. 5:17-19. Al sanar a los leprosos les envió al sacerdote conforme a la ley de Moisés. El asistía a la sinagoga regularmente, etc. Pero Cristo cumplió la ley y los profetas y nos dio su perfecta ley de libertad. Luc. 24:44; Heb. 10:9, 10; Sant. 1:25.

2. “Los apóstoles guardaron el sábado”. Esto no es cierto. Aprovechaban la reunión de los judíos en día sábado en la sinagoga para enseñarles el evangelio, pero vemos en Hechos 20:6, 7 que Pablo y otros llegaron a Troas donde se quedaron siete días, pero no dice que guardaron el sábado. Más bien dice (Hech. 20:7) que “el primer día de la semana” se reunieron “para partir el pan”. La expresión “partir el pan” no se refiere a una comida común, sino a la cena del Señor. Véase 1 Cor. 10:16, “el pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?”

3. “Mat. 5:18 dice que ‘hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley’. No quieren leer todo el versículo: “hasta que todo se haya cumplido”. Compárese la táctica católica con respecto a la llamada “virginidad perpetua” de María. Dicen que José no la “conoció”, pero Mateo 1:25 dice “no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito”. Luc. 16:17, “más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley”. Luc. 16:17 dice lo mismo que Mat. 5:18.

4. “Deut. 10:5 = ley moral, ley de Dios, no fue quitada; Deut. 31:24-26 = ley de Moisés, ley ceremonial, fue quitada”. Dos tablas (10 mandamientos) puestas dentro del arca (10:5) y los detalles y ampliaciones de la ley fueron escritos en un libro y puesto al lado del arca (31:24-26). Los dos eran de Dios y eran considerados como uno. Neh. 8:1, ley de Moisés; 8:8, ley de Dios; 8:14, “ley que Jehová había mandado por mano de Moisés”; 8:18, “libro de la ley de Dios”. Los que hacen distinción entre “ley de Moisés” y “ley de Dios” tuercen las Escrituras. Luc. 2:22 dice “ley de Moisés” y luego Luc. 2:23, 24, hablando de la misma ley, dice “ley del Señor”. La Biblia afirma que el “pacto”, los “diez mandamientos” y la “ley” fueron dados por Dios (Deut. 4:23; Ex. 31:18; Luc. 2:23, 24) y también afirma que el “pacto”, los “diez mandamientos” y la “ley” fueron dados por Moisés (Deut. 29:1; Mar. 7:10; Luc. 2:22). Esdras “Era escriba diligente en la ley de Moisés, que Jehová Dios de Israel había dado”. (Esdras 7:6). Moisés dio los diez mandamientos, Mar. 7:10.

Lo que la Biblia enseña sobre el sábado

1. Era parte de la ley de Moisés, o sea la ley de Dios, el Antiguo Testamento. Éxodo 20:8. Nunca era parte de la ley de Cristo (el Nuevo Testamento).

2. Fue instituido en el Monte Sinaí. La Biblia no enseña que el sábado era guardado desde la creación. Es cierto que Dios reposó el séptimo día después de crear todo, pero instituyó la guarda del sábado años después en el Monte Sinaí. Nehemías 9:13, 14.

3. Fue dado solamente al pueblo de Israel. Deut. 5:2, “Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. 3 No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos”. Nunca fue dado a los gentiles (otras naciones), ni mucho menos a la iglesia.

4. Fue dado para conmemorar su liberación de Egipto, Deut. 5:15. Nosotros nunca hemos sido esclavos en Egipto; por eso, el guardar el sábado no tiene significado alguno para nosotros. Nosotros recordamos la muerte del Señor cada primer día de la semana al participar de la cena del Señor (Hech. 20:7), que fue dada a la iglesia como un memorial, 1 Cor. 11:24, “haced esto en memoria de mí”. De esta manera proclamamos su muerte hasta que venga.

5. Era señal entre Dios y el pueblo de Israel, Ex. 31:13. “En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones”. Éxodo 34:27,28, El guardar el sábado era señal entre Dios e Israel. El guardar el sábado era mandamiento solamente para el pueblo de Israel.

6. Había de ser guardado a través de sus generaciones. Ex. 31:16, 17.

7. Era pacto entre Dios y el pueblo de Israel. Deut. 4:13, “Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra; los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra”. Deut. 9:9-11; 1 Reyes 8:21.

8. Ese pacto sería quitado y el nuevo pacto establecido. Jer. 31:31-34; Heb. 8:8-13. Es importante recordar que el “pacto” que fue quitado se identifica con los diez mandamientos y el pacto que sería quitado es el que fue establecido por Dios cuando el pueblo de Israel fue sacado de Egipto, cuando Moisés puso velo sobre su rostro (2 Cor. 3:7,13).

9. Ese pacto que fue grabado en piedras “se desvaneció” (LBLA). 2 Cor. 3:6-13. Se llama “ministerio de muerte” porque condenaba al transgresor de la ley pero no tenía salvador.

10. La ley de Moisés (incluyendo el sábado) fue clavada a la cruz de Cristo. Col. 2:13-16, “días de reposo”. Dicen los sabatistas que esto no se refiere al sábado semanal, pero no tiene base alguna esta objeción. En la versión Septuaginta Ex. 20:8 “día de reposo” es plural. Luc. 4:16, “sábado” es plural. Pablo habla de días de fiesta (anuales), luna nueva (mensual), y días de reposo (semanales). Isa. 66:23, “Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo” (actividades mensuales y actividades semanales). Lo mismo 1 Crón. 23:31. Este punto es importantísimo porque obviamente Pablo está diciendo que la ley de los “días de reposo” fue clavada a la cruz. Véase también Efes. 2:14,15. También Pablo denuncia la práctica de guardar los días, los meses, los tiempos y los años” (Gál. 4:10).

11. Gál. 3:24, 25. La ley fue un ayo (guardián) para llevar a los judíos a Cristo. Por eso, cuando Cristo vino, ya no estaban bajo ese guardián.

12. La ley fue cambiada. Heb. 7:12-14. Porque hubo cambio del sacerdocio. Si la ley no cambió, tampoco el sacerdocio y en ese caso no tenemos Sumo Sacerdote.

13. Los cristianos que volvieron a la ley se desligaban de Cristo. Gál. 5:1-4. Cayeron de la gracia.

14. Nadie lo guarda ahora. Esa ley prohibió todo trabajo (Ex. 20:10); el salir de la casa (Ex. 16:29); el cocinar (Ex. 16:23, 29; el encender fuego (Ex. 35:3); requería el sacrificio de dos corderos como holocausto (Núm. 28:9, 10). Véanse también Neh. 10:31; 13:15-19. ¿De veras guardan el sábado los ”sabatistas” modernos? Si parte de la ley es guardada, toda la ley tiene que guardarse, Mat. 5:18, 19; Gál. 5:3.

15. Los que violaban esta ley habían de ser ejecutados. (Ex. 31:13-15; Núm. 15:35). Si esta ley está en vigor ahora, también tiene que estar en vigor el castigo de los que la violan. ¿A cuántos han ejecutado los sabatistas por violar la ley de sábado?

El primer día de la semana

Jesús resucitó de los muertos el primer día de la semana, Mar. 16:1-9.

Jesús ya resucitado se reunió con sus discípulos más de una vez el primer día de la semana. Jn. 20:1, 19, 26.

La iglesia fue establecida el primer día de la semana (el día de Pentecostés).

La iglesia se reúne el primer día de la semana para partir el pan, Hech. 20:7. La iglesia ofrenda el primer día de la semana 1 Cor. 16:2.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada