viernes, 6 de marzo de 2015

Las falsas “coberturas” apostólicas

Encontré este artículo acerca de las famosas "coberturas apostólicas" en el blog "Salid de en medio de ellos" y lo comparto con ustedes por ser relevante para este día


Las falsas “coberturas” apostólicas


¿Cuál es tu cobertura? ¡Te ofrezco mi cobertura! Preguntan e instan los “apostóles” modernos. Según un predicadores de ellos: “Sin cobertura no podemos vivir bajo “cielos abiertos” La “cobertura espiritual” del movimiento apostólico y profético viene de la mano con su concepto de “paternidad espiritual”. En las iglesias con este movimiento es común oír de “coberturas”. Pero ¿Qué clase de cobertura? ¿La del Espíritu Santo sobre cada uno que ha nacido de nuevo? ¿O una cobertura de hombres sobres hombres?

¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí;para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! Isaías 30:1

Según uno de estos “apostóles”: “Todos debemos estar bajo la cobertura Apostólica para poder ejercer autoridad divina.”[i]

Las famosas coberturas apostólicas de hoy, son en realidad un claro sometimiento a un individuo que a la sazón se hace llamar “padre” y que promete proteger y ser un canal de “bendición” para aquel que acepte llevar su protección. Lastimosamente todas las “enseñanzas” de esta doctrina parten de interpretaciones privadas y subjetivas de textos que lejos están de enseñar ello. Por ejemplo algunos toman a Moisés y Josué, otros a Elías y a Eliseo, y algunos a Pablo y Timoteo, etc. Pero inventan enseñanzas que no se podrían comprobar a través de una sana y correcta interpretación bíblica. Esto se llama torcer las Escrituras (2Pe.3:16)

¡Cuán justo y preciso es el versículo citado en Isaías donde Dios habla a través del profeta! En primer lugar notamos como la expresión “ay” la cual es una interjección para expresar muchos y muy diversos estados del ánimo, y más ordinariamente, aflicción o dolor con un posterior juicio divino. Notemos lo siguiente: “para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado” ¡Preferir estar bajo cobertura de hombres pecadores y no del santo Espíritu de Dios!

Los promotores de estas enseñanzas nuevas, señalan que si alguno quiere servir a Dios, necesita de una “cobertura apostólica”. Se necesita estar bajo de la “cobertura” de un “apóstol” que es “superior”. Esta afirmación es la punta de lanza para tomar por asalto conciencias, congregaciones enteras y aun denominaciones enteras. Haciéndoles creer que ahora un regenerado, un nacido de nuevo por la fe en Jesucristo necesita de un individuo de carne y hueso y ya no de Dios mismo. Y si no acatas sus enseñanzas, eres catalogado automaticamente como “rebelde”. Sin embargo Pablo nos manda a escrudriñar las Escrituras (Hch.17:11) Y no creer cualquier cosa (Gá.1:8-9)

No obstante, la seguridad y convicción con la que actúan tras los púlpitos y sobre las plataformas multitudinarias no deja de asombrarnos. Son capaces de llamar nuestra atención, y convencernos de que necesitamos su ministerio, que sin él, nos quedamos extremadamente cojos, frustrados y por supuesto, ¡sin cobertura!

Un predicador de este movimeinto arguye: “Es un error que se ve muy a menudo, es el error de ir a una batalla, de ir a un emprendimiento, de ir a una conquista sin ninguna cobertura Espiritual. Sin la paternidad correcta, sin la cobertura correcta, entonces la ecuación es simple: ir a una batalla sin la cobertura correcta es derrota segura.”[ii]

Obviamente este hombre está hablando de la “cobertura” y la “paternidad” de un “apóstol”. En pocas palabras, según él dice estamos destinados al fracaso si no hay una “cobertura correcta”. Pero la Biblia dice: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”(Efesios 6:10-18)

Un “apóstol” va más allá: “Las ovejas solitarias son presas fáciles para los lobos. Deje su orgullo de lado y reconozca la necesidad de estar cubierto por alguien de mayor rango espiritual.”[iii]

Creo que este pseudoapóstol es quién debería dejar de lado su orgullo. El mismo expone su arrogancia y prepotencia al considerarse con un “mayor rango espiritual” tergiversando el concepto de apóstol. El cristiano verdadero no puede ser presa de lobos porque “…vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.” 1 Juan 2:20 y “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” Juan 10:27-28

El autoproclamado “apóstol de apóstoles” Rony Chaves infiere algo parecido: “Los Apóstoles tienen diversas medidas de unción y brindan cobertura a ministros e iglesias.”[iv]

Pero eso que dice que hacen esos hombres, lo hace y se le debe dejar hacer al Espíritu Santo, Quien es el Paracletos de Dios para la Iglesia, y no los hombres (Jn.14:16, 17) Además como muchos apóstoles modernos Rony Chaves cobra dinero para otorgar la “cobertura” dentro de su ministerio. Con esta aseveración estos sujetos se irrogan el papel de único mediador entre Dios y el hombre que posee y le corresponde únicamente al Señor Jesucristo. Estos sujetos ahora proponen que un supuesto cristiano que los sigue deberá ahora contar con otro mediador al que debe llamarle “mi padre” “mi cobertura” “mi apóstol” con esto hacen creer que necesitamos la cobertura o protección de otro ser humano, desplazando la guía y verdadera cobertura que nos da nuestro consolador el Espíritu Santo.

“El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.” Salmos 91:1-2

Qué hermoso salmo. Detengámonos en la palabra abrigo (Heb, Séter, cubierta o cobertura) esta establece un lugar íntimo de protección divina en cualquier circunstancia. ¿Bajo la “cobertura” de un “apóstol”? ¿De un “ungido” de Jehová? No. Denota la proximidad solo a Dios. Hoy gracias a Cristo y a través del Espíritu Santo los los que están allí, viven al abrigo de los asaltos, y bien pueden hacer suyas las siguientes expresiones de confianza: “Esperanza mía, castillo mío y Mi Dios en quién confiaré”

Charles Spurgeon sigue con el comentario del texto: “No es posible imaginarse un refugio comparable a la protección de la propia sombra de Jehová. Allí donde está su sombra está el Omnipotente y, por tanto, los que moran en su lugar secreto son resguardados por El. ¡Qué sombra en el día del calor insoportable! ¡Qué refugio en la hora de la tormenta mortal! La comunión con Dios es la seguridad. Cuanto más nos acerquemos a nuestro Padre Todopoderoso más confiados podremos estar.” [v]

Pero las pretensiones de todos estos “apóstoles” modernos es que sólo piensan en asegurarse de que se hace lo que ellos quieren, o entienden que se debe hacer por parte de los demás que “acogen” bajo su regazo jerarquizador, ofreciéndoles una hipotética (y a todas luces falsa) “cobertura”, promoviendo sus falsas doctrinas diciéndoles lo que tienen o lo que no tienen que hacer; creer o no creer. ¡Igual a la Iglesia católica!

Por favor, ¡No busquen “coberturas” de hombres! La verdadera cobertura es la del Espíritu Santo, y ésta es de parte del Señor para toda verdadera congregación de Cristo, y para cada creyente de cada congregación (Ap.2, 3) Sí es cierto que la Palabra nos insta a estar en una iglesia local de Sana Doctrina y no dejar de congregarnos, (Heb.10:25), en ese contexto, el creyente está bajo el cuidado y protección del Espíritu Santo, porque está cumpliendo con el requisito escritural. Cada congregación madura y establecida, es soberana (Ap.2 y 3); es guiada por el Espíritu Santo, y el Señor la protege y cuida. Por eso digo, ¡cuidado con las “coberturas” de hombres! Porque, no son tales coberturas, sino ataduras.

“…y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos.” Apocalipsis 2:2





[iv] Rony Chaves; “El gobierno apostólico anulará al gobierno de Satanás”; AMM.

[v] C. H. S. “El tesoro de David”

2 comentarios:

  1. Muy buen estudio, muchas gracias
    ¿Cuales sin las características de un apóstol?

    ResponderEliminar
  2. Muy buen estudio, muchas gracias
    ¿Cuales sin las características de un apóstol?

    ResponderEliminar