jueves, 14 de mayo de 2015

Sectas Surgidas del Gran Chasco de 1844

Sectas Surgidas del Gran Chasco de 1844


Veamos las sectas que se formaron después del Gran Chasco.

La Iglesia Cristiana Adventista

El grupo post-chasco más prominente en sus comienzos, terminó organizándose en 1860 como la Iglesia Cristiana Adventista. 

Los que la formaron llegaron a la conclusión de que el evento que debía esperarse, de acuerdo a lo anunciado por los milleritas en su comprensión de la profecía de Daniel 8:14, era correcto. 

Daniel 8:14
14 Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.

La tierra debía ser purificada por fuego al volver Jesús a buscar a su pueblo. La interpretación de la fecha, sin embargo, fue descartada como errónea. Siguieron creyendo que el fin estaba cerca, y que debían seguir preparándose para la venida inminente del Señor.

El hecho que esa iglesia abandonase todo esfuerzo por interpretar la fecha indicada. Al dejar sin interpretar, sin solución, el factor tiempo preciso mencionado en el pasaje clave que suscitó al movimiento millerita, dejaban una grieta abierta por la que se iban a meter otros para buscar nuevas fechas de cumplimiento. 

Esto iba a traer aparejado nuevos chascos, aunque menores y más estériles, por no cumplirse las expectativas anticipadas.

Los Testigos de Jehová

Un segundo grupo de gente terminó creyendo que tanto el evento—la Segunda Venida—como el tiempo—1844—eran correctos. Cristo habría, en verdad, regresado a la tierra el 22 de octubre, conforme había sido anunciado, pero su venida habría sido espiritual, no literal. 

Al espiritualizar de esa manera las profecías apocalípticas, se alejarían más rápido del historicismo que caracterizó al gran despertar adventista, para caer en todo tipo de fanatismo. 

Una derivación de esta tendencia espiritualizadora de la Segunda Venida, combinada con la búsqueda de nuevas fechas, se dio hacia fines del S. XIX en Charles Taze Russell, el fundador de la Torre del Vigía, que más tarde pasó a constituir la base de los Testigos de Jehová. Russell se asoció con algunos ex-milleritas y siguió proponiendo otras fechas que después interpretó como cumplidas con la “presencia” de Cristo, una práctica que sus seguidores no iban a dejar de seguir hasta que les falló la casi última fecha que propusieron para el fin del orden actual en 1976.

Los Adventistas del Séptimo Día

El tercer grupo post-chasco significativo fue el que, en sus comienzos, era el más pequeño y el que, a simple vista, parecía ser el menos promisorio. Es el que para 1863 pasó a organizarse como Iglesia y denominarse Adventistas del Séptimo Día. 

Ellos re-examinaron el fundamento ofrecido y llegaron a la siguiente conclusión. La fecha estaba correcta, pero el evento esperado era el equivocado. El santuario que debía ser purificado no era la tierra ni por el fuego de la venida del Señor, sino el del cielo y por la sangre del Cordero. 

En verdad, esta era una de las dos posibilidades que Guillermo Miller había dado al pasaje de Daniel 8:14, pero la convicción de que el Señor venía ya era tan grande, que esa posibilidad basada en la Epístola a los Hebreos fue dejada de lado.


Lea también: El Gran Chasco de los Adventistas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada