jueves, 1 de mayo de 2014

¿Pueden las mujeres ser apóstoles?

¿Pueden las mujeres ser apóstoles?

Woman worshiping

EDDIE HYATT

Charisma Magazine


"El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente", declaró Sir John Dalberg-Acton, quien hizo esta declaración después de extensos estudios tanto de la historia secular como de la religiosa. Cuando Santiago y Juan fueron a Jesús y le pidieron los dos puestos más importantes en su reino , Jesús los reprendió por su preocupación por el poder y les dijo que estaban pensando, como los gentiles, es decir, al igual que las personas que no conocen a Dios. A continuación, les presentó un nuevo y radical modelo de liderazgo que se caracteriza, dijo, no por fuerza, sino con servicio humilde (Marcos 10:35-45). Deben de haber sido sorprendidos cuando Él les dijo que eran para funcionar como diakonoi, una palabra griega que hace referencia a un humilde siervo que sirve en las mesas y sin connotaciones de estatus, importancia o poder.

Durante el primer siglo, mientras que el ministerio apostólico se caracterizó por el servicio, las mujeres actuaban libremente en el liderazgo, incluyendo el ministerio apostólico. Fue sólo después de que la iglesia fue institucionalizada y se puso a pensar en el apostolado, en términos del oficio y de poder, que las mujeres comenzaron a ser excluidos de liderazgo por los hombres que creyeron que su género les daba el derecho exclusivo de liderar y gobernar.

Esta asociación impía de la Sede Apostólica con la masculinidad y el poder se sigue utilizando hoy en día como una justificación para excluir a las mujeres de liderazgo en la iglesia. La popular Biblia de la Vida Llena del Espíritu, por ejemplo, sin la más mínima prueba, explica la prohibición hacia las mujeres en 1 Timoteo 2:11-12 como una referencia a "el oficio autorizada del maestro apostólico en la iglesia." La verdad es que 1 Timoteo 2:11-12 fue escrito para hacer frente a una situación particular con respecto a Timoteo y la iglesia en Éfeso y nunca fue la intención de ser una regla universal para todas las iglesias de todo el mundo.

La elección de 12 nunca fue significado para ser un patrón para el Liderazgo en la Iglesia

No obstante, el hecho de que Jesús escogió a 12 hombres como apóstoles, ha sido utilizado a lo largo de la historia como base para excluir a las mujeres de los papeles de autoridad de liderazgo en la iglesia. Esta línea de razonamiento, sin embargo, acaba en el absurdo si se sigue hasta sus últimas consecuencias .

Considere el hecho de que los 12 que Jesús escogió no eran sólo hombres; eran hombres judíos. ¿Deberían ser sólo hombres judíos los líderes de las iglesias? Además, estos 12 hombres judíos fueron instruidos por Jesús para predicar sólo a los Judios. Los instruyó , "No vayas por el camino de los gentiles , y no entréis en ciudad de samaritanos . Sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mateo 15:24). Si seguimos esta línea de razonamiento, debemos concluir que todos los líderes de la iglesia deben ser hombres judíos y que ellos pueden predicar sólo a los judíos .

La verdad es que la vocación de los Doce no estaba destinado a ser un modelo para la convocatoria y el reconocimiento del liderazgo de la iglesia. En sus aproximadamente tres años de ministerio en la tierra, tal como se describe en los Evangelios, el ministerio de Jesús estaba claramente dirigida al pueblo judío. Su propósito era llamar a la gente del pacto de Dios para volver a tener una relación con Él mismo. A una mujer gentil que vino a buscar la curación de su hija, Jesús respondió: "No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mateo 15:24). A pesar de que la fe persistente de la mujer resultó en la curación de su hija, la respuesta de Jesús a ella revela claramente el alcance limitado de su ministerio terrenal .

Sin embargo, todos esto cambio con la muerte y resurrección de Jesús. Cuando él sale de la tumba, las restricciones ya no estaban. Ahora le dice a Sus discípulos  que lleven las buenas nuevas de lo que ha hecho a "Jerusalén, a toda Judea, a Samaria, y hasta el fin de la tierra" (Hechos 1:8). Obviamente había amanecido una nueva era. La primera acción de Jesús después de su resurrección envía un mensaje claro de que las limitaciones relativas a sus discípulas femeninas también habían sido retiradas por su obra redentora .

María Magdalena recibe la Primera Comisión Apostólica del Señor Resucitado

Durante los 40 días entre su resurrección y ascensión, Jesús se apareció a sus discípulos en varias ocasiones y en una ocasión se apareció a más de 500 de sus seguidores.  Sin embargo, los escritores de los Evangelios son muy explícitos en señalar que fue a María Magdalena a quien Él se apareció por primera vez después de su resurrección. La importancia que los evangelistas conceden a este hecho indica que no fue un hecho accidental, sino que Jesús se apareció a propósito primero a María Magdalena con el fin de hacer una declaración importante a sus seguidores.

Cuando Jesús se apareció a María Magdalena, Él le dio ciertas instrucciones específicoa. Mateo 28:10 registra sus palabras a María: "Ve y di a mis hermanos." En otras palabras, Él le envió en una misión específica definida por las palabras ir a decirles. Los palabra griega apostolos de donde obtenemos la palabra apóstol en español, simplemente significa "uno que es enviado" o "uno enviado en una misión." No tiene nada que ver con el cargo, el gobierno o el poder.

María era una "enviada," y como tal recibió la primera comisión apostólica del Señor resucitado. Debido a que se exigió a los discípulos varones de escuchar la noticia inicial de la resurrección de una mujer, María a largo de la historia, a menudo es referida como "el apóstol de los apóstoles".

Esta puesta en marcha de María por Jesús fue revolucionario, ya que el hombre judío de esta época normalmente comenzaba su día con una oración que incluía gracias a Dios que no nació como gentil, como esclavo o como una mujer. Las mujeres fueron excluidas del estudio de las Escrituras, y un rabino consideraba que era algo debajo de su dignidad el hablar con una mujer en público. Ni los tribunales judíos ni la ley romana permitía el testimonio de las mujeres. Jesús desafió este sesgo religioso y cultural profundamente arraigado al aparecer primero a María y enviarla como el primer testigo apostólico de Su resurrección.

Al aparecer primero a María, Jesús estaba cortando todo el desprecio y el prejuicio de sus discípulos varones hacia sus discípulas femeninas. Él por lo tanto declaró Su aceptación por igual de las mujeres y afirmó el valor de su ministerio en su nombre. Al aparecer primero a María y darle la primera comisión apostólica después de su resurrección, Jesús hizo una declaración clara de que las mujeres serían incluidas en el ministerio apostólico de su iglesia. Esto fue revolucionario en el primer siglo y sigue siendo así hoy en día, ya que hay muchos que todavía ven el apostolado como asociado con la masculinidad y el poder.

Pablo reconoce un apóstol femenino llamado Junia

Pablo continuó esta revolución iniciada por Jesús. En su carta a la iglesia en Roma, Pablo envía saludos personales a 24 personas en la última parte de la carta. Estos individuos son los amigos y compañeros de trabajo que son queridos a su corazón.

De los 24 mencionados por sus nombres, 10 son mujeres. Muchos de ellos, obviamente, funcionaban en los roles de liderazgo en las iglesias. Una mujer llamada Junia se refirió a ellos como un apóstol. En Romanos 16:7 Pablo dice: "Saludad a Andrónico y a Junia , mis parientes y compañeros de prisión, que son muy estimados entre los apóstoles quienes también vinieron a Cristo antes que yo." Junia es un nombre femenino y fue universalmente reconocido como un apóstol femenino durante los primeros siglos de existencia de la iglesia. El famoso padre de la iglesia del siglo V, Juan Crisóstomo, exclamó: "¡Oh , qué grande es la devoción de esta mujer, que ella llegó a ser incluso considerada digna de la denominación de apóstol."

Preocupados por la presencia de una mujer apóstol, algunos han intentado argumentar que el nombre debe ser traducido Junias, que es masculino. Hay hechos insuperables, sin embargo, que se oponen a este argumento. Ante todo, sin excepción, todos los manuscritos griegos antiguos tienen la forma femenina de Junia, no Junias. En segundo lugar, el nombre femenino Junia era bastante común en el primer siglo, mientras que el nombre masculino, Junias, es desconocido. Junias, por lo tanto, es un nombre hipotético. En tercer lugar, como se mencionó anteriormente, Junia fue universalmente reconocido como un apóstol femenino durante los primeros siglos de existencia de la iglesia.

¿Por qué entonces tenemos algunas traducciones modernas, como la Nueva Versión Internacional, usando el nombre Junias lugar de Junia? El Dr. N. Clayton Croy, profesor de Nuevo Testamento en el Trinity Lutheran Seminary de Columbus, Ohio, dice: "Es difícil ver alguna razón que no sea el sesgo de los traductores en contra de la posibilidad de que una mujer pudiera ser un apóstol." El bien conocido estudioso del Nuevo Testamento James DG Dunn dice: "la suposición de que el nombre debe ser masculino es una acusación sorprendente de presunción masculina respecto a la naturaleza y la estructura del cristianismo primitivo."

La idea de una mujer apóstol es, obviamente, demasiado revolucionario para algunos exegetas modernos. No obstante, la evidencia es concluyente de que Junia era una mujer apóstol y reconocida como tal por el propio Pablo. Su ejemplo demuestra claramente que las mujeres ejercieron un liderazgo apostólico en las iglesias del Nuevo Testamento. Pero ella no es la única, una cuidadosa lectura de las Escrituras revela otras mujeres que funcionaban en puestos de liderazgo en el Nuevo Testamento.

Pablo Incluyó mujeres en los dones de liderazgo de Efesios 4:11

Que las mujeres pueden servir como apóstoles también se hace evidente a partir de la discusión de Pablo acerca de los dones de liderazgo (obviamente no es una lista exhaustiva) en Efesios 4:7-12. El apóstol encabeza esta lista de dones seguido por el profeta, el evangelista y el pastor y maestro (v. 11). Comienza la discusión de estos dones señalando a Cristo resucitado como el que otorga estos dones.

En el versículo 8, dice: " Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres." La palabra griega que los hombres en este pasaje traducido es el plural de anthropos, que es un género inclusivo y se refiere tanto a hombres como mujeres. Si Pablo hubiera querido restringir estos dones de liderazgo sólo a los hombres, podría haber utilizado el género específico andras, que es la palabra griega plural para hombre como varón. Deliberadamente utiliza un lenguaje que deja en claro que el Cristo resucitado otorga estos dones a los hombres y las mujeres.

El Cristianismo Apostólico Incluye Mujeres

Muchas otras mujeres, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento funcionaron en puestos de liderazgo. La lista incluye a Debora, Hulda y María en el Antiguo Testamento. La lista en el Nuevo Testamento incluye no sólo María Magdalena y Junia, sino a Febe, Priscila y las mujeres de Filipos que trabajaron con Pablo en el evangelio (Filipenses. 4:3) . Muchos comentaristas creen que Priscilla era en realidad la que tenía el don de liderazgo debido a que Pablo la menciona primero, aunque existía la costumbre de hablar de su esposo, Aquila, en primer lugar (Romanos 16:3-5).

Cabe señalar que todas estas mujeres se presentan en las Escrituras en una luz positiva. En ninguna parte hay el menor indicio de que estaban de alguna manera funcionan fuera de sus propios roles. Las Asambleas de Dios, por tanto, está en lo cierto cuando en su documento de posición oficial sobre la mujer, dice:

Los casos de mujeres que tienen roles de liderazgo en la Biblia deben ser tomados como patrón divinamente aprobado, no como excepciones a los decretos divinos. Incluso un número limitado de las mujeres con las Escrituras encomendadas a los roles de liderazgo afirman que Dios, de hecho ha llamadoa las mujeres para el liderazgo espiritual .

La evidencia es abrumadora de que las mujeres actuaban en los roles de liderazgo, incluyendo el ministerio apostólico, en la era del Nuevo Testamento. Desde la iglesia del Nuevo Testamento ese es el modelo, cualquier iglesia que limita los dones de liderazgo y el llamamiento de sus miembros femeninos no puede llamarse apostólica o del Nuevo Testamento. Se ha desviado de la norma del Nuevo Testamento. "Pero", algunos se preguntarán, " ¿qué pasa con el llamado de Pablo para el silencio y la sumisión femenina en 1 Timoteo 2:11-12 y 1 Corintios 14:34-35? "

¿Qué pasa con 1 Timoteo 2:11-12 y 1 Corintios 14:34-35?

En primer lugar, estos pasajes no deberían usarse nunca, como comúnmente se usan, como un canon dentro del canon sobre la condición de la mujer en la iglesia. A los muchos pasajes que muestran las mujeres que funcionan en el liderazgo se les debe dar el mismo estatus que estos dos pasajes .

En segundo lugar, la evidencia es abrumadora de que en estos dos pasajes, Pablo se dirige a las situaciones locales y culturales que existían en Corinto y Éfeso. Ellos están en el nivel de la amonestación de Pablo para los creyentes a saludarse unos a otros con un beso santo y para las mujeres a cubrirse la cabeza al orar y profetizar. Estos pasajes no estaban destinadas a ser las directrices para el establecimiento de un orden de la iglesia y la exclusión de las mujeres de los roles de liderazgo en la iglesia.

Pensamientos finales

No hay duda en mi mente que este nefasto matrimonio de lo apostólico con la masculinidad y el poder ha debilitado a la iglesia y dañado su influencia en el mundo moderno. Esto se puede remediar, y podemos recuperar nuestra voz e influencia , si hacemos dos cosas:

Número uno, debemos renunciar a la orgullosa búsqueda del poder y volver al modelo de servicio que Jesús tan claramente presentó a sus seguidores. En segundo lugar, debemos abrazar plenamente y por igual los dones y el llamamiento de los miembros femeninos del cuerpo de Cristo. Sólo entonces la iglesia será un organismo en pleno funcionamiento a través del cual el Espíritu del Señor fluirá libremente.


Traducido por Ricardo Botto para Cerca a la Medianoche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada