domingo, 11 de mayo de 2014

La Importancia de las Madres en el Nuevo Testamento


La Importancia de las Madres en el Nuevo Testamento


http://www.lladro.com/sculptures/imgCat/imagennor/01012230.jpg
Jesucristo mismo dio el ejemplo de darle importancia a la madre con el trato de amor que siempre le dio a María, Su madre.
En Hechos 19:18-19 Jesús recuerda los mandamientos y no se olvida del que habla de la madre: “…Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
En Marcos 16:1vemos el cuidado de una madre por su hijo “Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.”
En Lucas 7:11-15 vemos el amor de Dios y cuidado de Dios hacia una madre en necesidad:  “Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad.  Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores, y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate.  Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.”
También vemos a María en Lucas 24:10 dentro del primer grupo de mujeres que anuncio la resurrección de Jesús: “Eran María Magdalena, y Juana, y María madre de Jacobo, y las demás con ellas, quienes dijeron estas cosas a los apóstoles.”
La familia de Jesús, incluida su madre, eran reconocidos en el lugar donde vivían: “Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?” (Juan 6:42).
Aún en la cruz, la presencia de María se encontraba:  “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena” (Juan 6:25).
Vemos a Jesús pidiendo el cuidado de Su madre porque que se ausentaba físicamente, “…cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa” (Juan 16:26-27).
y aún en Pentecostés podemos ver a María, la madre de Jesús con el grupo de discípulos que recibieron el Bautismo con el Espíritu:  “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos” (Hechos 1:14).
Pablo reconoce la integridad de una madre en Romanos 16:13 cuan,do nombra a la madre de Rufo: “Saludad a Rufo, escogido en el Señor, y a su madre y mía. “
En Efesios 6:2 vemos el reconocimiento del valor de una madre y la promesa por honrarla:  “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa.”
Finalmente, vemos en 2 Timoteo 1:5 a una madre de fe: “Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.”
En el Nuevo Testamento se le da mucha importancia a la figura de la Madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada