lunes, 24 de marzo de 2014

Cómo 'Cosmos' Malogra la Historia de la Religión y la Ciencia

Cómo 'Cosmos' Malogra la Historia de la Religión y la Ciencia


La nueva versión de Neil Degrasse Tyson  de la serie de 1980 trata de explicar cómo los librepensadores modernos comenzaron a descubrir las maravillas del universo. Su historia es tan caricaturesca como sus gráficos.

Cosmos, la  tan esperada nueva versiónde Fox de la serie clásica de Carl Sagan de las maravillas de la ciencia, está llamando la atención por una razón inesperada. La mitad del primer episodio cuenta con un largo segmento acerca de Giordano Bruno, un fraile y filósofo temprano-moderno que fue quemado en la hoguera por sus extravagantes puntos de vista teológicos. La herejía de Bruno fue parcialmente relacionado con sus hipótesis acerca del universo, algunos de los cuales eran asombrosamente correctas: que el cosmos es infinito, y que el sol es una estrella más. Su pesquisa proto-científica y su enfrentamiento con la Iglesia Católica hicieron un héroe de Bruno en la Ilustración, agasajado por los historiadores modernos e incluso por figuras tan celebrado como el filósofo alemán Hegel.


Eso es más o menos la historia que contaron en Cosmos. Bruno se presenta como "un sólo hombre en todo el planeta" que sospechaba que el universo era más grande de todos los que vivieron en el año 1600 según el pensamiento de Neil Degrasse Tyson deambulando por callejones en el Vaticano, y explicando que "no había libertad de pensamiento en Italia", y las teorías de Bruno lo llevaron "a las garras de la policía del pensamiento." Bruno, de acuerdo con Cosmos, vagó por Europa, argumentando apasionadamente pero infructuosamente su nueva explicación del universo, sólo para ser burlado, empobrecido, y finalmente encarcelado y ejecutado. Las autoridades católicas son descritos como demonios de dibujos animados, y se presenta el tema con música siniestra. Tyson explica que el modus operandi de la iglesia era el de "investigar y atormentar a cualquier persona que exprese puntos de vista que difieren de la de ellos."

Hay razones culturales, religiosas e incluso políticas por las que la historia del progreso científico y la ilustración política son tan atractivos .


Lo que Cosmos no menciona es que el conflicto de Bruno con la Iglesia católica era teológico, no científico, incluso si lo hiciera involucrar sus a veces correctas conjeturas salvajes sobre el universo. Como Corey Powell de la revista Discover señaló, los filósofos del siglo 16 no eran para nada como los científicos en el sentido moderno. Bruno, por ejemplo, era un "pandeista", que es la creencia de que Dios se había transformado en toda la materia y dejó de existir como una entidad distinta de sí mismo. Creía en todo tipo de magia y espiritismo, y extrapolaba esos puntos de vista mucho más allá que sus ideas sobre el infinito del universo. A diferencia de los contemporáneos que sacaban conclusiones más modestas de sus ideas similares, Bruno agitó por una elaborada contra-teología , y tuvo(a diferencia del pobre, humildes paria retratado en el Cosmos) el apoyo de poderosos benefactores de la nobleza. La iglesia no tenía ni siquiera una posición sobre si la Tierra orbitaba alrededor del sol, y no tocó el tema en el juicio de Bruno. Mientras que la persecución religiosa temprano-moderno, sin duda no se puede negar, Bruno fue ejecutado porque negó ostentosamente los principios básicos de la fe católica, no porque las autoridades religiosas querían suprimir toda la "libertad de pensamiento".

El tratamiento de 'Cosmos' de Bruno como un "mártir de la ciencia" es sólo un pequeño ejemplo de esa especie de mito cultural que nos decimos a nosotros mismos sobre el desarrollo de la sociedad moderna, una que está casi totalmente divorciada de la desordenada realidad. Es una historia de una marcha ascendente de la ignorancia y la oscuridad, donde, audaces intelectuales rebeldes como Bruno se enfrentaron al dogma tiránico de la religión y, finalmente, nos dieron el secularismo, la democracia y la prosperidad. Individuos iconoclastas son nuestros héroes, y son grandes, las malas instituciones- las monarquías, los patriarcados, las iglesias - son los villanos. En el proceso, nuestra fascinante historia enrevesada se aplana en una especie de historia de la Biblia secular para recordarnos por qué la libertad individual y la "separación de iglesia y estado" son las cosas más importantes que nosotros debemos creer.

El camino verdadero hacia ser modernos es mucho más complicado; tan complicado que los historiadores académicos aún debaten interminablemente cómo sucedió. Mientras que algunos estudiosos tratan "la Ilustración", como si se tratara de un solo movimiento, otros argumentan que se desarrolló de manera diferente; a ritmos diferentes, en diferentes estilos, en diferentes países. Algunos argumentan que el ateísmo era una preocupación central, mientras que otros piensan que la "edad de la razón" fue impulsado más por el deseo de una mayor libertad política. De cualquier manera, los estudiosos católicos profundamente religiosos contribuyeron a muchos de los grandes descubrimientos de la ciencia natural, e incluso los fundamentos de disciplinas como la geología. Muy pocos de los héroes de la Ilustración eran ateos, e incluso las luminarias científicas de la época se enamoraron de las diversas formas de "ocultismo" de la alquimia y al conjuro de espíritus. Muchos eran elitistas que a pesar de su oposición a la tiranía, tenían desprecio de las masas. La veneración de la razón no se ha traducido con esmero o automáticamente a moderar la política democrática, y en algunos casos, como el Terror de la Revolución Francesa, que dio lugar a la brutalidad sangrienta no difiere mucho de la clase vista en herejes religiosos como Bruno algunos siglos antes.

¿Importa que un programa de televisión no se meta en complejidades que dividen incluso a los historiadores más importantes del mundo? Hasta cierto punto, la incomprensión de la historia de Bruno no va a hacer un montón de daño, especialmente en un país donde tantas personas están en negación acerca de hechos científicos básicos. Pero eso Cosmos añadió una versión innecesaria y sesgada de Bruno; especialmente uno sesgada en este modo particular, es una buena lección en miniatura sobre nuestra tendencia a convertir el pasado en propaganda para nuestra visión preferida del presente. Hay razones culturales, religiosas e incluso políticas por las que la historia del progreso científico y de la ilustración política son tan atractivos, y lo filtran incluso en el entretenimiento de nuestros niños. Esto nos permite vernos como el ápice de la historia, la culminación de un aumento inevitable de la mejora. Reasegura que nuestros valores políticos son justos, y nos recuerda quienes son los enemigos. El desordenado movimiento complejo, no lineal, de la verdadera historia, es por el contrario, inquietante, humillante, incluso aterrador.

Pero esa historia caótica es digna de ser contada, incluso cuando se trata del entretenimiento popular. Nos recuerda que la historia rara vez nos da héroes sin complicaciones o decisiones morales en blanco y negro. Nos recuerda que incluso nuestras hazañas más impresionantes racionales son de color y moldeadas por nuestra naturaleza irracional, y que nuestros intentos de explicar y dominar el mundo son siempre, en algún nivel, una ilusión. Cosmos es una gran gira por las cosas maravillosas que hemos descubierto acerca del mundo, y también debería ser un recordatorio de cómo muchos más permanecen como insondables misterios.


Traducido por Ricardo Botto de The Daily Beast

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada