domingo, 5 de mayo de 2013

El Milenio

Capítulo 6
El Milenio


“Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos,” (Apocalipsis 21:1-10)

El Milenio es un periodo literal de mil años en el cual los santos y los que dieron su vida por Cristo durante la Gran Tribulación reinarán en la tierra con Cristo.

En Romanos 8:18-23 vemos que el milenio será una época en que la maldición será quitada de la tierra: “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.”

La tierra será librada de la maldición de Adán y nosotros mismos tendremos cuerpos glorificados.

En Ezequiel 36:34-36 vemos que el estado de la tierra volverá ha ser como el que tenía antes de la caída de Adán: “Y la tierra asolada será labrada, en lugar de haber permanecido asolada a ojos de todos los que pasaron. Y dirán: Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén; y estas ciudades que eran desiertas y asoladas y arruinadas, están fortificadas y habitadas. Y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado; yo Jehová he hablado, y lo haré.”

En Isaías 65:20-25 podemos ver una serie de bendiciones que ocurrirán en el Milenio: “No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.”

En el Milenio la vida del hombre se alargará de manera asombrosa, tendrán una gran prosperidad y paz en la tierra. El hombre vivirá en comunión absoluta con Dios.

Ahora veamos los acontecimientos principales del milenio:

El Milenio se inicia después que Satanás es arrojado y encerrado en el abismo por mil años.

Luego de ello se sentarán en su trono las personas facultadas pera juzgar.

Después de eso ocurrirá la primera resurrección, donde los mártires de la Gran Tribulación resucitarán. Dice que ellos no tendrá parte de la segunda muerte, la muerte eterna, la que si tendrán las personas que se dejaron sellar por la marca del Anticristo.

Finalmente, Satanás será soltado al final del Milenio para engañar a las naciones, las cuales se levantarán contra Dios y serán finalmente vencidas.

También será el final de Satanás, quien finalmente será echado al infierno.


Viviendo en los Tiempos Finales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada