lunes, 6 de mayo de 2013

Cielos Nuevos y Tierra Nueva


Capítulo 8
Cielos Nuevos y Tierra Nueva


En Apocalipsis 21:1-7 dice: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.”

Aquí nos encontramos en la consumación de los tiempos.

Finalmente los creyentes viviremos con nuestro Dios en la nueva Jerusalén.


Conclusión


¿Estás preparado para la venida de Jesús?

Si Jesús viniera esta noche, ¿te irías con Él o te quedarías para sufrir en la Gran Tribulación?

Hace casi 30 años me hablaron de estas cosas y me di cuenta que no valía la pena tener que sufrir la persecución y martirio de los que quieran recibir la salvación en este tiempo.

También comprendí que no tenía por qué pasar la eternidad en el infierno cuando Dios había provisto mi salvación por medio del sacrificio de Jesús en la cruz.

Recibir la vida eterna es algo muy sencillo, solo debes entregarle tu corazón a Jesús, creyendo que Dios lo resucito y declarándolo Señor de tu vida.

Has esta oración en voz alta:

“Señor Jesús, te doy las gracias por venir al mundo para darme vida eterna, te agradezco por dar tu vida por mí.

Creo que Dios te resucitó de los muertos y te declaró como el Señor de mi vida.

Te doy las gracias porque se que en este momento recibo la vida eterna. Amén”

Ahora busca una iglesia cristiana donde puedan enseñarte los pasos básicos para iniciar la vida cristiana.

Que Dios te bendiga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada