jueves, 30 de mayo de 2013

La Masonería, Secta Satánica

LA  MASONERÍA
La gran mayoría de los masones creen que están asociados a una organización que les permitirá obtener desarrollo y ventajas financieras en sus negocios o proyectos, y para eso no miden esfuerzos, se someten a toda clase de credos y ritos masónicos que les son recomendados con tal de alcanzar sus objetivos deseados.
Si tu eres un “Cristiano” masón, yo te pregunto ¿por qué estas siguiendo un culto que adora (enmascaradamente) a Lucifer y el cual promueve las “Religiones del Misterio” que enseñan la reencarnación y reverencian a las deidades paganas?
Sabemos que el dios de la masonería no es el mismo DIOS de los cristianos, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.   No nos quedan dudas de que en sentido literal ese “El” ES LUCIFER.
La mayoría de los masones no adoran conscientemente a Satanás, ni de pronto considerarían hacerlo, pero en el grado más alto de la iniciación, todos ellos deben participar en rituales en los cuales beben vino en un cráneo humano, mientras que se arrodillan en un altar negro con serpientes detrás de él.

¿QUIEN ES LUCIFER?
La caída de Lucifer desde el cielo es recordada en la Biblia, cuando él quiso tomar el lugar de Dios como Señor de todas las cosas.
"Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana. Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.
Tú que decías en tu corazón: Subiré al Cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo"
(Isaías 14 : 12-15)
La Palabra de Dios claramente indica que Lucifer y Satanás son la misma persona.

EL ENGAÑO MASÓNICO
La Sagrada Biblia describe a Satanás o Lucifer como “la Serpiente antigua, llamada Diablo, y Satanás, el cual engaña al mundo entero”.
El engaño es el elemento fuerte, propio y común en la Francmasonería. Las más altas jerarquías masónicas, engañan intencionalmente a los masones de grados más bajos.
Albert Pike, masón de grado 33, quien confesó que Lucifer era su propio dios (Vea su declaración más abajo) y fue ese gran comandante soberano del supremo concilio de los grandes inspectores soberanos generales de grado 33, declaró muy bien este hecho en su conocido  libro “Dogma y Moral”, cuando dice:
La masonería, como todas las religiones de los misterios encubre sus secretos a todos, excepto a los adeptos y sabios, o los elegidos, y usa falsas explicaciones y acomodadas interpretaciones de estos símbolos para engañar solamente a los que merecen ser engañados….” Pags. 104, 105.
“Los grados azules son pues solamente el pórtico o la parte de afuera del templo. Parte de los símbolos son mostrados allí para los iniciados, pero el iniciado es intencionalmente engañado por falsas interpretaciones, no se piensa que él las entenderá, pero se prevé que él se imaginará que las entiende…” Pag. 819.
Albert Pike fue también el fundador del Klu Klux Klan.

REVELACIONES DE ALBERT PIKE, MASÓN  GRADO  33º, EN SU CONOCIDO LIBRO “DOGMA Y MORAL”,  MANUAL DE LA MASONERÍA:
“Esto es lo que debemos decirle a la muchedumbre- Nosotros adoramos un Dios. Pero es un Dios que adoramos sin superstición”
“Para Ustedes, soberanos grandes inspectores generales, nosotros decimos esto, que ustedes pueden repetírselo a los hermanos de los grados 32, 31 y 30. –
La Religión Masónica debe ser mantenida por todos nosotros los iniciados de los más altos grados, en la pureza de las doctrinas luciferinas.
Si Lucifer no fuera Dios, podría Adonai cuyos hechos prueban su crueldad, perfidia y odio al hombre, barbarismo y odio por la ciencia , podrían Adonai y sus predicadores calumniarlo?
Si, Lucifer es Dios, y desafortunadamente Adonai también es Dios.
Por la ley eterna es que no hay luz sin tinieblas, no hay belleza sin fealdad, no hay blanco sin negro, por que el absoluto solo puede existir como dos Dioses: oscuridad que es necesaria para la estatua y el freno para la locomotora.
La verdad y la pura religión filosófica es la creencia en Lucifer, el igual de Adonai;  pero  Lucifer, Dios de la Luz y Dios de Dioses, está luchando por la humanidad contra Adonai, el Dios de las tinieblas y Diablo” 
“Instrucciones a los 23 consejos supremos del mundo, de julio 14 de 1889”: (Registrado por A.C. De La Rive en “La Femme et la  FrancMaconnerie Universelle de los dans de l’Enfant”, en la página 588)
“Lucifer es el portador de la luz!, extraño y misterioso nombre  dado a el espíritu de las tinieblas! Lucifer, el hijo de la mañana!  Es él quien porta la luz, y quien con su esplendor deslumbra las almas intolerantes, débiles, sensuales y egoístas.  No lo dudes!”
(“Dogma y moral”, pagina 321)
¿Oyó usted estas palabras claves de Pike?   
¡La Masonería es una religión, después de todo, con la misma tradición de los Misterios Satánicos, así como la filosofía Satánica del Hermetismo y Alquimia!
La Francmasonería esconde sus secretos de sus hermanos miembros que son de grados inferiores;  solo “los Elegidos” en la Logia alcanzan los grados 30 al 33, donde les dan a saber los secretos máximos de la masonería, en su religión oculta de Lucifer o Satanás.
Además, es una organización anticristiana y peligrosa, que no tiene mayores reparos en reconocer en sus escritos, que su doctrina está inspirada por Lucifer, el principal enemigo de Dios.   Pero sin embargo sus miembros no revelan lo que saben, porque están sometidos a un juramento de no hablar.
También es cierto que la mayoría de ellos, por no haber llegado a los niveles donde se les revela el verdadero propósito de la organización, piensan que forman parte de una sociedad inocente, noble y virtuosa.
La Masonería es en si misma una secta satánica. Según esta doctrina luciferina, Lucifer es un dios del bien, dador de luz y sabiduría, que entregó el conocimiento al hombre en el Árbol del conocimiento del bien y del mal, del Edén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario