miércoles, 23 de julio de 2014

Desenmascarando la "Unidad de la Iglesia"

Interesante artículo de la página "Just for Catholics", don el Dr Joseph Mizzi, desenmascara la no tan secrenta agenda de la iglesia católica en su supuesto llamado a la unidad

La Unidad de la Iglesia


¡Los cristianos están unidos y la iglesia es una! Aunque suene increíble, esa declaración es gloriosamente cierta. Todos tenemos un solo Dios y Padre, creemos en un solo Señor, Jesucristo, y en todos mora el Espíritu Santo. Todos los cristianos son hermanos y hermanas en la familia de Dios, miembros del cuerpo místico de Cristo, piedras vivas construidas en el templo de Dios, la morada del Espíritu.

Esta unidad espiritual debe manifestarse en una confesión común de fe y amor fraternal. Gracias a Dios, lo hacemos, pero sólo parcial e imperfectamente, dadas nuestras muchas debilidades e imperfecciones.

En la iglesia apostólica, el apóstol Pablo se quejó de las divisiones entre los hermanos de Corinto. En la iglesia primitiva, hubo una grave discordia entre los católicos y los donatistas. Más tarde, la tensión y la rivalidad entre el las iglesias latinas culminaron en el gran cisma en 1054 que se mantiene hasta nuestros días y griegos. El siglo XVI vio la Reforma Protestante y el auge de las iglesias luteranas, anglicanas, reformadas y bautistas. En siglos posteriores, las iglesias protestantes fragmentadas en denominaciones más pequeñas.

Nuestro Señor Jesús oró a su Padre por nosotros todos los que creen en su nombre: "que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en mí y yo en ti; que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste "(Juan 17:21). Me duele el corazón al leer la oración de Jesús. Su deseo es que nuestra unidad manifiesta; pero por desgracia, el mundo mira a los que invocan el nombre de Cristo y, en lugar de la unidad, el mundo ve las divisiones, la confusión y la lucha. ¿Cómo pueden los de afuera creer en nuestro Mesías Divino si no pueden ver su obra sobrenatural de amor la paz entre su pueblo?

Conceptos de la Unidad

Los protestantes, así como los católicos confiesan su fe en una iglesia. Pero los dos grupos entienden unidad de la iglesia de manera diferente.

De acuerdo con un documento publicado por el Vaticano [1], la iglesia de Jesús Cristo se identifica con la iglesia "gobernada por el sucesor de Pedro y por los Obispos en comunión con él". Unidad de los cristianos es concebida como una sociedad mundial organizada bajo el liderazgo de los obispos católicos y encabezada por el obispo de Roma.

Según esta teoría, las iglesias ortodoxas y protestantes "sufren de defectos"; estos últimos son simplemente "comunidades eclesiales" y no "iglesias en el sentido propio" - principalmente porque no se someten a la autoridad del Papa, el obispo de Roma.

Sin embargo no hay evidencia bíblica convincente de que Pedro fuera nombrado pastor supremo y soberano de toda la iglesia. Sabemos, por el Nuevo Testamento que Pedro era considerado un pilar en la iglesia primitiva, pero compartía esta reputación con otros dos apóstoles. " Jacobo, Cefas (Pedro) y Juan, que eran considerados como columnas" (Gálatas 2:9). Pedro no tenía autoridad suprema sobre los otros apóstoles o la Iglesia universal.

Tampoco hay prueba histórica de que el obispo de Roma haya jamás ejercido la jurisdicción universal sobre la Iglesia Católica. Por ejemplo, el sexto canon del Concilio de Nicea indica todo lo contrario:

"Se deben mantener las antiguas costumbres de Egipto, Libia y Pentápolis, según la cual el obispo de Alejandría tiene autoridad sobre todos estos lugares ya que existe una costumbre similar en relación con el obispo de Roma. Del mismo modo, en Antioquía y las otras provincias las prerrogativas de las iglesias deben ser preservados ".

El Consejo reconoció la autoridad del obispo de Alejandría sobre determinados territorios del norte de África, al igual que Roma y Antioquía ejercieron un poder similar en sus regiones. En esa etapa de la historia de la iglesia, los obispos de las ciudades importantes dominaban a las iglesias en sus áreas geográficas. La autoridad de Roma, como Alejandría y Antioquía, era regional y no universal.

Los obispos del Concilio de Nicea creían en una iglesia, como afirma el Credo de Nicea, pero no reconocieron al obispo de Roma como jefe supremo sobre ellos.

Los protestantes consideran la iglesia como el cuerpo espiritual de Cristo, compuesto de todo verdadero creyente, nacido del Espíritu de Dios y redimido por la sangre de Cristo. Los cristianos están unidos en Cristo a pesar de la diversidad y las diferencias entre los creyentes y sus congregaciones locales. Ya que estamos espiritualmente unidos, los cristianos están llamados a "hacer todo lo posible por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz" (Efesios 4:3).

Debemos orar y trabajar por la unidad y la paz de la iglesia, sin comprometer la verdad del Evangelio. Pero no podemos aceptar la afirmación papal a la jurisdicción universal. Esa afirmación no es ni bíblica ni histórica; es uno de los mayores obstáculos en el camino de la unidad.

Unidad y Diversidad

¿Cómo puede la iglesia manifestar su unidad espiritual? Bueno, vamos a afirmar claramente que hay una forma de unidad que no tiene nada que ver con el Espíritu de Dios. Es una unidad carnal, similar a la unidad obtenida por los dictadores, coaccionar a la gente a la sumisión y la uniformidad. Este era el ideal patética del Sacro Imperio Romano. Los papas de Roma afirmaron la autoridad suprema sobre todos los cristianos y sus gobiernos, extinguieron a los inconformes con puño de hierro. Se adoptó un enfoque similar durante varias décadas después de la Reforma. Los habitantes de una región determinada se vieron obligados a convertirse en católicos o protestantes de acuerdo con las convicciones de su Príncipe. El resultado fue una forma de unidad; el precio, amarga persecución para todos los que se atrevieron a ser diferentes.

¿Quién está dispuesto a pagar por esa unidad perdiendo su libertad? ¿Quién está dispuesto a honrar a Dios en contra de su conciencia? ¿Por qué los cristianos de diferentes denominaciones no pueden estar de acuerdo con sus convicciones y vivir en armonía unos con otros? Este parece ser el menor de los males; denominaciones implican ciertas divisiones, pero permiten que todos los cristianos practiquen su fe libremente de acuerdo a los dictados de su conciencia.

Nos alegramos de que haya unidad doctrinal sustancial entre las diferentes denominaciones. Todos los cristianos están de acuerdo en la inspiración divina de las Sagradas Escrituras, la doctrina de la Santísima Trinidad, la encarnación del Hijo de Dios, el nacimiento virginal, su muerte expiatoria y su resurrección. Los cristianos creen en la salvación por gracia mediante la fe en Cristo, haciendo hincapié en la necesidad de una vida santa y el amor fraternal. Los cristianos también creen en la resurrección, el juicio, el cielo y el infierno.

Por otra parte existe un verdadero sentido de respeto y amor entre los cristianos, no importa cuál sea nuestra etiqueta denominacional. Somos cristianos antes de que seamos bautistas, presbiterianos, metodistas, hermanos y así sucesivamente, y disfrutamos de un sentido inmediato y espiritual de hermandad.

Los distintivos de las diversas denominaciones se refieren principalmente a los siguientes aspectos teológicos: las doctrinas de la gracia, el gobierno de la iglesia, la administración de los sacramentos, los dones carismáticos, y la escatología (profecía). No podemos minimizar la importancia de estas doctrinas o sus implicaciones prácticas y espirituales importantes. Sin embargo, la creencia o no en un reino milenario terrenal no excluye a nadie de la iglesia universal de Jesucristo. Después de todos los dos puntos de vista eran frecuentes en la iglesia primitiva también.

Francamente hay que añadir que muchas divisiones entre los cristianos tienen poco o nada que ver con la doctrina. Las divisiones entre los miembros de las iglesias locales, y entre las diferentes iglesias, surgen de piqué de pecado, rebelión y un espíritu de contienda. Santiago pregunta: "¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros?" Tenemos que admitir que los desacuerdos y cismas menudo surgen de nuestros deseos pecaminosos, envidia carnal y contiendas más que por nuestro celo por la verdad del Evangelio. Esta es una triste realidad y no hay excusa para ello. En tales situaciones, los cristianos se muestran a sí mismos como genuinos o hipócritas siempre y cuando se perdonen unos a otros de corazón.

Denominaciones protestantes

Apologistas católicos a menudo escriben sobre los miles de denominaciones protestantes; el número varía de 20.000 a 30.000 y más! Esta afirmación es simplemente falsa. La fuente original de estas cifras es de la Enciclopedia Cristiana Mundial (David A. Barrett, Oxford University Press, 1982). Barrett cita una cifra de 20.780 "denominaciones". Sin embargo, no todos ellos son protestantes. Según Barrett, los protestantes representan 8,196 (por cierto, los católicos representan 223).

Sin embargo, incluso esta cifra de ocho mil denominaciones protestantes es engañosa, ya que Barrett define "denominaciones distintas" como cualquier grupo que pueda tener un énfasis ligeramente diferente a otro grupo. La distinción se hace sobre la base de la competencia, en lugar de diferentes creencias y prácticas. Barrett divide el bloque protestante en veintiún grandes "tradiciones", que son mucho más cerca de lo que se suele decir con la palabra "denominaciones". Es interesante que los católicos romanos se subdividen en dieciséis de esos "tradiciones".

Tristemente algunos autores irresponsables siguen propagando exageraciones y falsedades sobre el número de denominaciones cristianas.

Aparente unidad católica

A primera vista, la Iglesia Católica Romana parece estar unido bajo el liderazgo del Papa y el Vaticano. Hay doctrinas oficiales y posiciones sobre diversos temas, y la uniformidad en la liturgia en las iglesias católicas de todo el mundo. ¿Es Roma la solución a la heterogeneidad y el error doctrinal de la cristiandad? ¿Todos los cristianos deberían someterse a la autoridad del Pontífice Romano?

¡La mayoría definitivamente no! El gobierno jerárquico de la iglesia romana, y la afirmación de la jurisdicción universal de su obispo en todas las iglesias, no es bíblica; El catolicismo romano está contaminada con tradiciones humanas falsas que distorsionan el Evangelio de Cristo; y, por último, al juzgar el sistema por su fruto, la Iglesia Romana no está más unidos en la fe y el amor que el resto del cristianismo.

No hace falta decir que hay facciones, luchas, envidias y contiendas entre los católicos así como lo hay en las iglesias cristianas. ¿Te imaginas una parroquia dividida en dos grupos rivales, una de las facciones bajo el patrocinio de Santa María y la otra bajo el patrocinio de San José? Bueno, ese es el tipo de "unidad" que observo entre los católicos en una ciudad en particular en mi propio país.

La denominaciones cristianas ni siquiera comienzan a rivalizar con la diversidad entre los distintos grupos, movimientos, asociaciones y órdenes dentro de la Iglesia Católica. El espectro va desde las monjas de clausura y monjes trapenses (que pasan todo su tiempo en silencio), pasando por los  los masónicos; como los Catenianos y el Opus Dei, los católicos tradicionales, los católicos liberales, la neocatecúmenos, carismáticos católicos, evangélicos católicos y así sucesivamente. Por supuesto que todos caen bajo el amplio espectro de la religión católica, pero las diferencias entre ellos son tan reales, e incluso más amplias que entre las denominaciones cristianas. Alguien va a protestar de que se trata de "diversidad en la unidad", y que todos estos grupos son católicos y unidos bajo el liderazgo del Papa. Pues bien, por la misma razón, ¿por qué no podemos decir que a pesar de su diversidad, las muchas denominaciones protestantes son todos cristianos y unidos bajo la dirección de Cristo?

La situación no es mejor en el ámbito doctrinal. Tome el movimiento carismático como ejemplo. En los círculos protestantes los carismáticos forman diferentes denominaciones (y por lo tanto la distinción de otras denominaciones es evidente), mientras que en la Iglesia Católica, los grupos carismáticos permanecen bajo el paraguas romano. Sus diferencias con los católicos no carismáticos están ocultas pesar de que son tan reales como en las iglesias evangélicas.

Los católicos individuales a menudo no saben o creen lo que la Iglesia Católica enseña oficialmente. Muchos católicos niegan rotundamente el dogma católico. Existen diferencias significativas entre los grupos católicos, especialmente entre las facciones conservadoras y modernistas. Los católicos no están de acuerdo entre ellos sobre cuestiones tales como la suficiencia material de la Escritura, la creación / evolución, los fenómenos carismáticos, María como corredentora, si adoran al mismo Dios que los musulmanes o no, y así sucesivamente.

La enseñanza del magisterio romano ha cambiado en ciertas doctrinas. Por ejemplo, la Iglesia Romana enseñó anteriormente de manera dogmática que la salvación se limita a los católicos, mientras que el Vaticano II enseña que las personas de otras confesiones cristianas y de otras religiones también se pueden salvar. El Concilio de Florencia proclamó solemnemente: "Cree firmemente, profesa y proclama que los que no viven dentro de la Iglesia Católica, no sólo son paganos, sino también Judios y herejes y cismáticos, no pueden convertirse en participantes en la vida eterna, sino irán al fuego eterno que fue preparado para el diablo y sus ángeles"(Dezinger, página 230). Compare esa declaración con la enseñanza de la Iglesia Católica moderna: "Los que, sin culpa propia, no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero que sin embargo buscan a Dios con un corazón sincero, y, movido por la gracia, tratando en sus acciones de hacer su voluntad, conocida por el dictamen de su conciencia - pueden conseguir la salvación eternal"(Lumen Gentium, 16).

Se trata de un cambio de sentido doctrinal clásico en una iglesia que supuestamente siempre es la misma (semper eadem). Si Roma estaba correcta previamente, ahora está en un error. Pero si la iglesia romana moderna tiene razón, ella estaba mal en el pasado. En cualquier caso, esto demuestra que el magisterio católico no puede ser infalible, como se dice, porque se ha contradicho en sí con frecuencia.

La sumisión servil a la enseñanza del Vaticano II puede producir una medida de uniformidad entre los católicos, pero ciertamente no es una garantía de que se están manteniendo en la verdad del Evangelio. Los fieles católicos pueden creer las mismas cosas. El único problema es que las "mismas cosas" que defienden pueden ser erróneos. La uniformidad no es equivalente a la verdad ni a la unidad del Espíritu. Todos los testigos de Jehová niegan la deidad de Cristo; eso no significa que su creencia sea menos herético. No hay virtud en unirse bajo la bandera de un falso evangelio.

Relaciones con los apóstatas

Las divisiones son siempre dolorosas, pero a veces son necesarias. "Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados" (1 Corintios 11:19). No estamos llamados a mantener la unidad a cualquier costo. La iglesia es la columna y baluarte de la verdad, pero cuando los falsos profetas y maestros aportan sus herejías destructoras, la iglesia cristiana está llamada a oponerse al error y tomar partido por la verdad de Dios. El apóstol Pablo no tenía miedo de exponer algunos como "falsos hermanos" ya que estaban distorsionando el mensaje del Evangelio (Gálatas 2:4). Del mismo modo, hace un llamamiento a todos los cristianos: "Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos" (Romanos 16:17). Las doctrinas falsas causan divisiones, y los fieles están llamados a evitar a los que dicen ser cristianos, pero niegan la fe apostólica.

Es perfectamente correcto, por tanto, para los cristianos conservadores desvincularse de las iglesias protestantes liberales y otros apóstatas. Los renegados engañosamente se llaman a sí mismos cristianos, protestantes y evangélicos, pero son herederos ilegítimos de la fe histórica protestante según la definición de las normas de la fe (como la de Westminster, de Bélgica, y las confesiones de Augsburgo). Más importante aún, niegan y distorsionan el mensaje del Evangelio. Los liberales niegan el nacimiento virginal y la resurrección de Cristo, robando de esta manera a las personas cualquier esperanza de vida eterna. Otros promueven abiertamente la inmoralidad como la homosexualidad y el aborto. Y sin embargo, otros predican un evangelio "de la salud, la riqueza y la prosperidad", que atrae naturalmente a las masas, y por desgracia miles son engañados por charlatanes que se presentan como ministros de Cristo. Hay una necesidad urgente en la Iglesia moderna de pastores fieles que hablen y adviertan contra los falsos maestros y movimientos de nuestros días.

¿Qué pasa con la relación entre católicos y protestantes? ¿No es hora de que les permite sanar la herida en el cuerpo de Cristo causada por la Reforma?

Bueno, ¿que provocó la división en primer lugar? Aunque hubo factores políticos y otros implicados, la causa principal de la división fue doctrinal. Los reformadores no tenían la intención de causar una escisión; querían reformar la iglesia llamando de vuelta a la sencillez del Evangelio. Pero Roma no cambio de opinión. Y ya que consideraban las diferencias doctrinales tan cruciales (sobre todo la doctrina de la justificación), se vieron obligados a desvincularse de la institución romana y formar iglesias separadas. Roma respondió llamando a un concilio general que tuvo lugar en Trento, Italia (1545-1563). El concilio definió la posición doctrinal de la Iglesia Católica y condenó la enseñanza protestante. Decenas de anatemas (maldiciones) se dirigieron a los protestantes por su comprensión del Evangelio.

Ecumenismo

Aunque nuestros padres no estuvieron de acuerdo en muchos temas, estaban de acuerdo en esto: las posiciones doctrinales católicos y protestantes son tan divergentes que son irreconciliables. Si los católicos están en lo cierto, la posición en contraste de los protestantes debe estar mal, y viceversa. Si la sola fide es el verdadero evangelio, entonces el mensaje de obras para mérito de Roma es un falso evangelio.

Durante los últimos cincuenta años, aproximadamente, se hicieron esfuerzos masivos para volver a unir a católicos y protestantes. Lamentablemente, las diferencias doctrinales siguen siendo exactamente los mismos que en el siglo XVI. La enseñanza de Roma sobre la justificación no ha cambiado. En caso de los protestantes volvieran a Roma por el bien de la unidad ecuménica, tendrían que desprenderse de la "justificación por la fe solamente" - el mismo Evangelio que les da la vida y la libertad.

El Concilio Vaticano II no ha cambiado nada, salvo para el empaque externo. En el discurso de apertura del Concilio, el Papa Juan XXIII reafirmó su "adhesión a todas las enseñanzas de la Iglesia en su integridad y precisión, y que todavía brillan en las Actas del Concilio de Trento y el Concilio Vaticano II." Su propósito era una nueva presentación de la misma enseñanza. "La esencia de la antigua doctrina del depósito de la fe es una cosa, y la forma en que se presenta es otra", dijo.

Por otra parte, el Papa reconoció que "La Iglesia siempre se ha opuesto a estos errores. Frecuentes que los ha condenado con la mayor severidad. Hoy en día sin embargo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia más que la de la gravedad." En otras palabras, las tácticas se cambian para alcanzar el mismo objetivo. Olvídese de los anatemas; llamar a los cismáticos y herejes "hermanos separados"; esconder los instrumentos de tortura y dejar Roma presentarse como la "madre amorosa de todos, benigna, paciente, llena de misericordia y de bondad."

Los cristianos evangélicos deben darse cuenta de que la finalidad del movimiento ecuménico moderno no es la unidad de los cristianos basado en una fe común en el Evangelio de Cristo. El ecumenismo es la herramienta de Roma para absorber todas las denominaciones cristianas bajo dominio papal.

[El diálogo ecuménico] sirve para transformar los modos de pensamiento y el comportamiento y la vida cotidiana de estas comunidades [no católicas]. De este modo, su objetivo es preparar el camino para su unidad de la fe en el seno de una Iglesia única y visible: por lo tanto, poco a poco, a medida que se superen los obstáculos para la perfecta comunión eclesial, todos los cristianos se congreguen en una única celebración común de la Eucaristía, en la que la unidad de la única Iglesia que Cristo dio a su Iglesia desde el principio. Esta unidad, a nuestro juicio, habita en la Iglesia católica como algo que nunca se puede perder, y esperamos que seguirá aumentando hasta el final de los tiempos. [2]

Elpropósito declarado de Roma para el ecumenismo es conformar los cristianos no católicos a "la fe" - para que los no católicos sean absorbidos por la Iglesia Romana, - evidentemente las enseñanzas del Vaticano II "la única Iglesia."

Fiel al Evangelio

Los cristianos que sonevangélica de corazón - que realmente aprecian el evangelio como el don más precioso de Dios, la vida misma de la Iglesia - deben esforzarse por mantener la pureza del Evangelio de Jesucristo. Debemos separarnos de los que predican "otro evangelio". El Evangelio es la bandera bajo la cual todos los creyentes se unen en una familia espiritual para servir y adorar a Dios por medio de Jesucristo. Somos responsables de anunciar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo a los cristianos nominales, ya que es la única esperanza de la reconciliación con Dios y la unidad espiritual de todas las personas en el cuerpo de Cristo.

Referencias:

[1] Congregación para la doctrina de la fe, Respuestas a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de la doctrina sobre la Iglesia. enlace

[2] Secretaría para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, "Reflexiones y sugerencias sobre el diálogo ecuménico", en el Concilio Vaticano II: The Conciliar y Documentos postconciliar, ed. Austin Flannery, O.P.)


Por el Dr Joseph Mizzi, para justforcatholics.com
Traducido por Cerca a la Medianoche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada