sábado, 28 de septiembre de 2013

Washington: cinco preguntas sobre un posible cierre del gobierno

Washington: cinco preguntas sobre un posible cierre del gobierno

El Capitolio
El plazo para un acuerdo vence el 1 de octubre.
El gobierno de Estados Unidos se prepara para un posible cierre de gran parte de su sector público ante el estancamiento en el Congreso, que no ha logrado un acuerdo sobre su financiamiento.
Las agencias gubernamentales ya comenzaron a hacer planes de contingencia ante la posibilidad de que se cumpla el límite, el 1 de octubre, para aprobar una nueva resolución que permita pagar las cuentas de la nación.
En BBC Mundo le explicamos a continuación qué podría esperarse si la mayor economía del mundo no logra llegar a un acuerdo para financiar a su gobierno.

Qué es y cómo ocurrirá una paralización

Técnicamente, el Congreso debe pasar cada año un presupuesto para financiar al gobierno durante los próximos 12 meses.
La fecha en la que vence el plazo este año para aprobar los fondos gubernamentales es el 1 de octubre.
Barack Obama
Obama instó a los legisladores a aprobar el proyecto para la financiación del gobierno.
Recientemente el gobierno ha estado financiado por presupuestos de corto plazo, conocidos como "resoluciones continuas".
Si en los próximos días el Congreso no logra un acuerdo para aprobar la nueva ley presupuestaria, el gobierno federal no podrá pagar sus cuentas y se verá súbitamente paralizado.
El viernes el Senado aprobó un proyecto de ley para otro presupuesto temporal, el cual permitiría evitar la suspensión de pagos hasta el 15 de noviembre, pero éste debe ser aprobado por la Cámara de Representantes, donde el partido republicano tiene la mayoría.
En la votación del Senado, que está controlado por el partido demócrata del presidente Obama, se logró la aprobación por 54 votos a favor y 44 en contra.

¿Por qué no se puede acordar la financiación?

En ocasiones pasadas, las dividisiones se debían a asuntos como el tamaño o alcance del gobierno federal. Pero, el actual estancamiento obedece específicamente al a reforma sanitaria promulgada por el presidente Obama en 2010 en gran parte de la cual debería entrar en vigor el 1 de octubre.
Los congresistas republicanos están haciendo todo lo posible para forzar al señor Obama a retrasar su implementación y ahora intentan impedir su financiación.
La legislación pretende reformar completamente la manera como se maneja el sistema de servicios de salud en Estados Unidos.
Desde que la legislación fue aprobada en 2010, los legisladores republicanos han votado 42 veces para rechazarla o para privarla de fondos.

¿Cuáles serán las consecuencias si no se aprueba la financiación?

Las agencias de gobierno ya comenzaron a seleccionar a los trabajadores considerados esenciales, en caso de que sus fondos fueran suspendidos el próximo martes.
Si hubiera una paralización de las funciones del gobierno el 1 de octubre, se calcula que hasta un 35% de sus más de 2,1 millones de empleados dejarían de trabajar. Y no tendrían garantías de regresar a sus empleos cuando el estancamiento se resuelva.
Entre los organismos oficiales que clausurarían están los parques nacionales y los museos del Intituto Smithsoniano en la capital, Washington.
Legisladores republicanos
Los respublicanos intentan privar de fondos a la ley sanitaria de Barack Obama.
Los cheques de beneficios para veteranos y las pensiones se retrasarían y no se podrían presentar solictudes para visas y pasaportes.
Sin embargo continuarían funcionando los programas que se consideran esenciales: como el control de tráfico aéreo y las inspecciones alimentarias.
El departamento de Defensa le indicó a sus empleados que los miembros uniformados de la milicia continuarán en un "estatus de deberes normal", pero agregó que "grandes números" de trabajadores civiles recibirán instrucciones de permanecer en sus casas.
También se vería afectado el personal de la Casa Blanca.
La última vez que el gobierno cerró sus operaciones fue en la administración del presidente Bill Clinton. La paralización se extendió por 28 días a mediados de diciembre de 1995.
La última vez que el gobierno estuvo a punto de quedar paralizado fue en abril de 2011.

¿Se resuelve todo si se aprueba la financiación?

No. Algunos dicen que el plazo del 1 de octubre no es tan grave como otro plazo que vence a mediados de octubre, cuando el Congreso debe votar para elevar el techo de la deuda.
Si no se logra este incremento, el gobierno podría caer en una cesación de pagos sobre sus préstamos.
El presidente Obama alertó que no elevar el techo de la deuda "sería incluso más peligroso" que un cierre parcial del gobierno.
Barack Obama
El presidente Obama indicó que su ley de salud "es un hecho".
En Estados Unidos, a diferencia de otras naciones desarrolladas, es el poder legislativo, no el ejecutivo, el que establece cuánto pude pedir prestado el gobierno.
En el pasado, el techo de la deuda ha sido elevado sin causar divisiones. Desde 1960, se ha incrementado 78 veces.
Pero en los útlimos tres años, el asunto ha sido usado como un arma de negociación para los legisladores republicanos que intentan retirarle concesiones presupuestarias a Obama.
El presidente declaró que una cesación de los pagos de la deuda tendría un "efecto profundamente desestabilizador" en la economía global.

¿Se espera que Obama ceda ante las presiones?

El viernes el mandatario urgió a los legisladores republicanos a aprobar el presupuesto temporal aceptado por el Senado y los instó a "no amenazar con incendiar la casa simplemente porque no logran salirse con la suya".
Y a pesar de las repetidos esfuerzos de los republicanos para rechazar su reforma sanitaria, Obama ha dejado en claro reiteradamente que no cederá ante lo que llamó "los chantajes políticos" de la bancada conservadora y que no firmará ninguna ley que atente contra la ley sanitaria.
Describió la ley como "un hecho" e indicó que los esfuerzos republicanos para rechazarlo "no tendrán efecto".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada