lunes, 3 de junio de 2013

Los Libros Apócrifos de la Biblia

Los Libros Apócrifos


Debido a las falsificaciones que hemos visto en estos días, como el tan famoso Evangelio de Judas", es bueno que tratemos con el tema de los libros apócrifos.

La palabra apócrifo viene del termino griego apokruphos que significa oculto ó encubierto.

En el libro "Los Evangelios Apócrifos," de la Biblioteca de Autores Cristianos se define la palabra apócrifo de esta manera:

"Apócrifo, en el sentido etimológico de la palabra (viene de apó kruptó), significa ‘cosa escondida, oculta.’ Este término servía en la antigüedad para designar los libros que se destinaban exclusivamente al uso privado de los adeptos a una secta o iniciados en algún misterio. Tales eran entre los romanos los libros Sibilinos y el Ius Pontificum. Después esta palabra vino a significar libro de origen dudoso, cuya autenticidad se impugnaba. Entre los cristianos se designó con este nombre a ciertos escritos cuyo autor era desconocido y que desarrollaban temas ambiguos, si bien se presentaban con el carácter de sagrados. Por esta razón, el término apócrifo vino con el tiempo a significar escrito sospechoso de herejía o, en general, poco recomendable."

Empezaremos viendo los libros apócrifos de la Biblia, los cuales son incluidos en las Biblias Católico Romanas, y que también son conocidos como Deuterocanónicos.

Unger da cuatro razones por los que fueron excluidos del canon de las Escrituras:

1. Abundan en inexactitudes históricas y geográficas y en anacronismos.

2. Enseñan doctrinas falsas y fomentan prácticas que están en desacuerdo con las Escrituras inspiradas.

3. Recurren a tipos literarios y ostentan una artificiosidad de los temas y estilos que están en desacuerdo con la Sagrada Escritura.

4. Les falta los elementos distintivos que le dan su carácter divino a 
las Escrituras genuinas; tales como poder profético y poético y sentimiento religioso.

Los libros apócrifos del Antiguo Testamento generalmente están ordenados de la siguiente manera en las Biblias que los contienen:

1. Primer libro de Esdras
2. Segundo libro de Esdras
3. Tobías
4. Judit
5. Adiciones a Ester
6. El libro de la Sabiduría
7. Eclesiástico o Sabiduría de Jesús, el hijo de Sirac
8. Baruc
9. El cántico de los tres jóvenes.
10. Susana
11. Bel y el dragón
12. La oración de Manasés
13. Primer libro de los Macabeos
14. Segundo libro de los Macabeos

Una característica adicional de estos libros es que son  "pseudoepigráficos." Es decir, que pretenden ser de un autor cuando son de otro. Esto es muy común en los famosos evangelios gnósticos que para difundir sus doctrinas tomaron nmbres de personajes nombrados en la Biblia.

Pero continuemos con los llamados libros apócrifos de la Biblia:


Descripción de los libros Apócrifos o Deuterocanónicos

Veamos la descripción de estos libros deuterocanónicos, examinando brevemente su carácter, contenido y la fecha probable en que fueron escritos.


Primer libro de Esdras (3 Esdras en la Vulgata)

Es una traducción y compilación de 2 Crónicas 35.1–36.21, Esdras y Nehemías al que se le ha aumentado mucho material legendario.

Trata de cómo Zorobabel obtuvo la autoridad y los fondos para reanudar la reconstrucción de los muros de Jerusalén y del templo del Rey Darío.

Se cree que fue escrito después del 150 a.C.


Segundo libro de Esdras (4 Esdras en la Vulgata)

Es un libro apocalíptico que contiene en los capítulos del 3 al 14 siete visiones de Esdras que tuvo mientras estuvo en Babilonia.

Acerca de estas visiones, Martín Lutero se sintió tan confundido con ellas que las tiró al Río Elba.

El autor está obsesionado por la razón del mal y del sufrimiento humano y procura justificar ante los hombres los caminos de Dios.

El autor fue un judío desconocido que quizás escribió en arameo hacia fines del siglo I d.C. Los capítulos 1, 2 y 15, 16 son adiciones posteriores de dos autores cristianos.


Tobías

Es un relato popular que apareció en el siglo II a.C.

Trata de cómo el ángel Rafael soluciona los problemas de Tobit y de Sara, dos judíos piadosos, por mediación de Tobías, hijo de Tobit.

Es fuertemente farisaica, enfatiza la Ley, los alimentos puros, los lavamientos ceremoniales, los ayunos y las oraciones.

Su consejo de dar limosnas por los muertos y el relato del “ángel mentiroso” son claramente antibíblicos.


Judit

Es el relato ficticio de como una bella viuda judía, Judit, le cortó la cabeza a Holofernes, comandante asirio que sitiaba la ciudad de Betulia, y así salvó a los israelitas.

La historia está repleta de errores y disparates históricos y geográficos.

Es probable que el libro se escribiera en hebreo, alrededor del 100 a.C.


Adiciones a Ester

En el siglo I o II a.C. un tal Lisímaco tradujo el texto hebreo de Ester al griego.

En seis lugares distintos de la narración griega, él, u otro autor, introdujo pasajes que no se hallan en el texto hebreo y que suman 107 versículos.

Estos pasajes son largas oraciones donde colocan varias veces el nombre de Dios, el cual no se menciona en el libro de Ester origina.


El libro de la Sabiduría

Aunque insinúa que su autor fue Salomón, en realidad lo escribió en griego un judío helenizado, quizás de Alejandría, entre 100 y 50 a.C.

El autor parece tomar en cuenta diferentes clases de lectores: judíos tibios y apostatas y judíos fieles pero desanimados por las persecuciones.

También hay una apología a favor de la verdad del judaísmo y señala la insensatez de la idolatría.

Recalca la creencia en la inmortalidad del alma y exalta el papel de la sabiduría, que se identifica con Dios en el gobierno del mundo.


Eclesiástico

Se escribió en hebreo en 190 ó 180 a.C. por un judío de Palestina llamado Jesús (en hebreo, Josué), hijo de Sirac (50.29).

Este libro recalca que la sabiduría es la ley que Moisés proclamó.

Tiene muchos consejos prácticos y es considerado de gran valor religioso, siendo usado hoy en muchos círculos anglicanos.


Baruc

Se atribuye al secretario de Jeremías.

El libro contiene una oración de confesión y esperanza, un poema que alaba la sabiduría y una profecía (4.5–5.9) donde el autor anima a los cautivos con la esperanza de su regreso del cautiverio.

El libro contiene una “Carta de Jeremías” en el capítulo 6, que es una fuerte advertencia contra la idolatría,

Es posible que en realidad el libro haya tenido dos o más autores; el más reciente de ellos tal vez vivió poco antes o después del inicio de la era cristiana. 


El Cántico de los tres jóvenes

Es una adición hallada en la versión griega y latina de Daniel, muy parecido al Salmo 148, para cantarlo de manera antifonal.

Posiblemente se escribió en hebreo entre los siglos II y I a.C.

Este cántico sigue usándose en varias iglesias como la anglicana y la luterana.


Susana

Es una historia de tipo «detectivesco» en que Daniel pone al descubierto las falsas acusaciones que dos ancianos lascivos lanzaron contra Susana, mujer judía muy virtuosa y bella.

El autor es desconocido y el relato se compuso durante los dos siglos anteriores a la era cristiana.


Bel y el Dragón

Es otra historia de tipo «detectivesco» dirigida contra la idolatría. Daniel descubre los ardides de los sacerdotes del ídolo Bel y después mata a la serpiente adorada por los babilonios.

Por segunda vez lo echan al foso de los leones y lo salvan. El autor, la fecha y el lugar de composición se desconocen.


La Oración de Manasés

Es una oración en la que Manasés confiesa sus muchos pecados y le pide perdón a Dios.

Probablemente se compuso para insertarse en 2 Crónicas 33.12, 13, 18. Se escribió en griego, tal vez ya comenzada la era cristiana.


Primer libro de los Macabeos.

Es un libro de alto valor histórico.

Destaca la resistencia a los esfuerzos de Antíoco Epífanes IV de Siria por erradicar la religión judía y por helenizar a los judíos, y relata las hazañas de los hermanos Judas Macabeo, Jonatán y Simón, durante las invasiones de los sirios y las peripecias históricas ocurridas entre 175 y 134 a.C.

El autor fue un judío de Palestina que escribió en hebreo alrededor de 100 a.C., pero el texto hebreo se ha perdido.


Segundo libro de los Macabeos.

Es un resumen de una obra de 5 tomos escrita por Jasón de Cirene

Tiene mucho menos valor histórico que 1 Macabeos ya que sus relatos son muy legendarios.

Se escribió en griego entre 124 a.C. y 70 d.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada