viernes, 29 de abril de 2016

El Gran Conflicto, Perdón, Plagio de Elena de White


El Gran Conflicto fue un plagio de Elena de White; veamos una nota de Walter Rea que fue pastor adventista durante 36 años antes de darse cuenta de las mentiras y plagios de Elena de White.

Nota histórica: J. N. Andrews le llevó a Ellen White una copia de Paradise Lost [El Paraíso Perdido] cuando se dio cuenta de que el relato de ella acerca de la "Gran Controversia" era similar al de John Milton en su poema épico de 1667. De acuerdo con Arthur L. White, ella puso el libro sobre "un estante alto" sin leerlo... 


Bueno, ¡parece que Ellen estiró la mano para alcanzar ese "estante alto" con bastante frecuencia! Ellen y su "staff "estuvieron bien atareados desde 1860 hasta 1880. Quizás recordando el libro que le había regalado J. N. Andrews, ella bajó Paradise Lost de aquel "estante alto" y se puso a trabajar en su visión de la gran controversia, que habría de ser el tema, no sólo de un libro, sino de todos los cuatro tomos del Espíritu de Profecía (predecesor de la Serie Conflicto de los Siglos).



El Paradise Lost de John Milton fue de gran ayuda para ella. Las ideas de Milton acerca de la lucha en favor de la justicia en los tribunales celestiales, así como algunas de sus mismas palabras, fueron entrelazadas en escenas tan vívidas que aún hoy día algunas personas sufren pesadillas cuando las leen. La historia de Ellen expande el poema de Milton y comenta, no sólo la guerra en el cielo, sino también la guerra en la tierra, de principio a fin. Satanás está en control la mayor parte del tiempo, entrando y saliendo de los sucesos humanos, dondequiera que Dios se lo permite, y causando confusión general, hasta que recibe su merecido castigo en las siete últimas plagas, la destrucción de la tierra, y la caída final del telón, el lago de fuego.

5 comentarios:

  1. Gracias por el aporte Ciberpastor, estas sectas extranjeras Americanas, conocidas como "Grupos Religiosos Utópicos", llámense Los Adventistas del 7mo día, Los Testigos de Jehovah y los Mormones, incluyendo a otros también. Son estudiados por su gran fascinación en las masas, llevando millones de almas al error, a las fabulas y a tener "comezón de oír". Estas Sectas Utopicas siempre confieren superpoderes a sus dirigentes, y tienen como principal objetivo su enriquecimiento personal, y finalmente son un arma para confundir a aquellos que buscan a Dios. Le agradecemos por su esfuerzo en traernos luz, muchas gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. primero hablamos sobre la verdad sobr ele dia en que todos dicen que jesus vino abolir ahi estan equivocados jesus no vino abolir ninguna ley jesus vino a cumplirlas

      Eliminar
    2. Con la Biblia es suficiente mi amigo, con ella basta y sobra. No te puedo dar detalles, todos tienen una a su disposicion.

      Eliminar
  2. no somos secta ni nada estas equivocado

    ResponderEliminar
  3. El conflicto de los siglos no comenzó con Milton; comenzó con Lucifer en el cielo.

    Puesto que el "gran conflicto" es un tema bíblico, se puede vislumbrarlo en los escritos de autores además de Ellen White. Sin embaro, ni Hastings, no Augustine, ni Milton (sugerido por J. N. Andrews por los conceptos similares), ni Henry Melvill tratan con los conceptos tan directamente como ella.

    La Ciudad de Dios no habla de la guerra en el cielo (Apocalipsis 12) ni de la controversia cósmica sobre el carácter de amor de Dios. Sin embargo, se refiere, tan brevemente, al comentar sobre Juan 3:8, a dos pasajes esenciales para el concepto del gran conflicto: Isaías 14:12 y Ezequiel 28:13 (Ciudad de Dios, tom. XI, cap 15). También menciona Isaías 14:12 (Ciudad de Dios, tom. III, cap. 37).

    Agustín asumió: "... antes del cielo y de la tierra, Dios parece no haber hecho nada". Debido a esta suposición, él creyó que los ángeles fueron creados en el primer día de la Creación (City of God, tom. XI, cap. 9).
    Aunque creía que el diablo "estuvo algún tiempo sin pecado" (Ciudad de Dios, capítulo XI, capítulo 15), dijo del diablo: "... desde el momento en que fue creado, rechazó la justicia" (Ciudad de Dios, tom. XI, capítulo 13).
    Agustín reconoció que el diablo fue "derribado de su posición alta", y creía que Dios lo hacía "la burla de sus ángeles" (Ciudad de Dios, tom. XI, cap. 17). Él no usó la descripción de Jesús de que había visto "Satanás como un rayo cae del cielo" (Lucas 10:18).


    En su tesis, "Un Estudio Comparativo de la Caída del Hombre como Tratado por John Milton y Ellen G. White" (Tesis de Maestría, Pacific Union College, 1957), Elizabeth Burgeson observa las similitudes entre Ellen White y John Milton en la información extra-bíblica, y se pregunta por qué estos dos autores, viviendo doscientos años de diferencia, estarían en tal acuerdo. Pero a menos que se demuestre la dependencia literaria directa, no se puede decir que la Señora White haya leído el poema de Milton. Las ideas de Milton, el gran poeta puritano, impregnaron la teología de Nueva Inglaterra durante generaciones. El hecho de que la Sra. White use una frase de Milton en Educación, p. 150 [como señaló por A. L. White en "Supplement to the Reprint Edition: Ellen G. White's Portrayal of the Great Controversy Story", en Ellen G. White, Spirit of Prophecy, vol. 4 (Washington, D.C .: Review and Herald, reimpresión de 1969), pág. 536], no indica por sí misma dependencia literaria, ya que las líneas memorables de Milton eran tan actuales en su tiempo como las de Shakespeare.

    ResponderEliminar