martes, 19 de abril de 2016

La eterna tonta esperanza de los príncipes azules

Y mientras la princesa esperaba su príncipe azul, de pronto apareció el verdadero amor.....Shrek


Hace un tiempo escuché una frase revolucionaria: "Algunas hermanas nunca se casan por esperar su principe azul de un tono determinado, pues cuando pasa uno con una tonalidad diferente de azul lo desechan."

Yo no creo en príncipes azules, ni menos en ministros azules, pues la única forma que un principe o ministro se ponga azul es asfixiándolo, o que sea un pitufo.


Otras no se dan cuenta que si quieren un príncipe azul primero tienen que besar un sapo.


La vida se les va pasando, como pasó con Penélope, sin darse cuenta que debemos dejarnos de idealismos que solo son realidades en los cuentos de Disney.


A veces el amor esta a la puerta y ellas (o también ellos no se dan cuenta).

Recuerda los príncipes azules no existen, la única forma que se vuelvan azules es asfixiándolos.

Así que si aún no has encontrado a la persona correcta por estar esperando príncipes o princesas, no pierdas el tiempo, conoce gente cristiana del sexo opuesto, hagan una buena amistad y date cuenta si es la persona para tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada