martes, 12 de julio de 2016

El Arrebatamiento: Dos ejemplos que dio Jesús del Antiguo Testamento


Lucas 19:24-29
24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.
25 Pero primero es necesario que padezca mucho, y sea desechado por esta generación.
26 Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.
27 Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.
28 Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban;
29 mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos.

Hablando Jesús acerca del tiempo del fin nos dejó dos ejemplos del Antiguo Testamento que nos hablan de la protección de Dios para guardarnos de la Gran Tribulación.

Jesús le dijo en Apocalipsis 3:10 a la iglesia de Filadelfia: "Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra."

Ese mismo patrón lo podemos ver en el pasado, Dios siempre protegió a su gente antes del tiempo de destrucción.

Nuestro primer ejemplo es Noé, todos conocemos la historia del diluvio; Dios le mandó construir un arca antes de destruir la tierra por un diluvio.

En Hebreos 11:7 dice: "Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe." Y en 2 Pedro 2:5: "Y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos."

Podemos ver como Dios guardó a Noé y su familia del tiempo de destrucción que venía por delante, de ese mismo modo Dios guardará a la iglesia durante el tiempo de la Gran Tribulación.

En Génesis podemos ver como Dios protegió a Lot de la destrucción de Sodoma y Gomorra

Génesis 19:10-25
10 Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta.
11 Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta.
12 Y dijeron los varones a Lot: ¿Tienes aquí alguno más? Yernos, y tus hijos y tus hijas, y todo lo que tienes en la ciudad, sácalo de este lugar;
13 porque vamos a destruir este lugar, por cuanto el clamor contra ellos ha subido de punto delante de Jehová; por tanto, Jehová nos ha enviado para destruirlo.
14 Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: Levantaos, salid de este lugar; porque Jehová va a destruir esta ciudad. Mas pareció a sus yernos como que se burlaba.
15 Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad.
16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.
17 Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas.
18 Pero Lot les dijo: No, yo os ruego, señores míos.
19 He aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera.
20 He aquí ahora esta ciudad está cerca para huir allá, la cual es pequeña; dejadme escapar ahora allá (¿no es ella pequeña?), y salvaré mi vida.
21 Y le respondió: He aquí he recibido también tu súplica sobre esto, y no destruiré la ciudad de que has hablado.
22 Date prisa, escápate allá; porque nada podré hacer hasta que hayas llegado allí. Por eso fue llamado el nombre de la ciudad, Zoar.
23 El sol salía sobre la tierra, cuando Lot llegó a Zoar.
24 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos;
25 y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.

En los versos 12 y 13 los ángeles le dijeron a Lot que estas ciudades serían destruidas pero que el y los suyos serían preservados.

El verso 14 muestra como los yernos de Lot tuvieron la oportunidad de salir de en medio de la destrucción pero no creyeron las palabras de Lot.

En los versos siguientes vemos como Lot y su familia salieron de estas ciudades antes de su destrucción.

A partir del verso 19 vemos que Lot les pide a los ángeles poder ir a la ciudad de Zoar y se lo conceden; pero quiero que vean lo que dice el verso 22: "Date prisa, escápate allá; porque nada podré hacer hasta que hayas llegado allí."

La destrucción no empezaría mientras ellos estuviesen en la zona de esas ciudades. Es lo mismo con la iglesia, la Gran Tribulación no empezará mientras estemos en este mundo.

La protección de Dios será el arrebatamiento que ocurrirá antes de los eventos de la Gran Tribulación.

Y así como la gente que le predicó Noé antes del diluvio, y los yernos de Lot que fueron advertidos, Dios ofrece al mundo la oportunidad de escapar del tiempo de prueba que vendrá sobre este mundo, por medio de la obra de Cristo en la cruz.

Dios te dice hoy: "Escapa por tu vida." Ven hoy a las pies de Cristo que Él te ofrece hoy gratuitamente la vida eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada