jueves, 30 de abril de 2015

Dios no es culpable de lo que pasó en Nepal


Hace unos días ocurrió un terremoto en Nepal que tuvo más de 4300 victimas, fue un hecho muy lamentable, en especial porque partieron al cielo cientos de hermanos en Cristo, pero lo más lamentable fue lo que colocaron muchos "predicadores de juicio" cristianos.

Varios empezaron a colocar que Dios había castigado a Nepal por se idolatría; otros colocaron la foto de un pastor nepalés siendo martirizado y escribiendo: "Dios se vengó de Nepal por la muerte de ese pastor".

Aunque son muy lamentables estas cosas el echarle la culpa a Dios es una gran falta de conocimiento de las Escrituras y de la naturaleza de Dios.

En Lucas 9:51-56 vemos como Jesús envió a los discípulos para hacer ciertos preparativos y en una aldea de los samaritanos no los quisieron recibir.

En el versículo 54 dice: "Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?"

Esa es la actitud de estos "predicadores de juicio", son como Jacobo y Juan, listos para enviar juicio a todo lo que ellos piensen que va en contra de lo que ellos piensan que es "sana doctrina".

¿Qué hizo Jesús ante este pedido de Jacobo y Juan?

En los versículos 55 y 56 dice: "Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas."

Eso nos muestra que no conocían el propósito del ministerio de Jesús; Él no vino para estar matando a la gente, en especial a los inconversos, su propósito es la salvación de los hombres.

Parece que nunca hubieran leído Juan 3:16 donde nos muestra el por qué vino Jesús al mundo: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."

No es Dios el que castigo a Nepal, la intención de Dios es salvar a sus habitantes, pero hay alguien que si está interesado en la destrucción y perdición eterna de la gente.

En Juan 10:10 dice: "El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."

El que viene para robar, matar y destruir es el diablo.

Cuando leí a esta persona que colocó que Dios se había vengado de Nepal, pensé en lo que había salido en las noticias de que cientos de hermanos cristianos habían muerto durante el terremoto.

¿Dios se vengó de esos cristianos? No lo creo.

La verdad es que con las muertes de esos cristianos en cierto modo se detiene el avance de la iglesia en Nepal; ¿quién está interesado en que no se predique el Evangelio? No es Dios, es el diablo.

Así que no le echemos la culpa a Dios de algo que Él no hizo, Su naturaleza y propósito no es la destrucción del hombre sino su salvación.

A estos "predicadores de juicio" les digo como Jesús: "Ustedes no saben de que espíritu son."

En lugar de estar predicando juicio salgan a predicar el Evangelio y alcanzar la gente para Cristo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada